Nuestros hijos son quienes nos toman la lección de todo lo que les decimos, están atentos a cualquier situación que se presente en nuestro comportamiento y enseguida llaman nuestra atención, pero ¿qué pasa si tienen que salir de la burbuja en la que crecen y tienen que formar amistades? No te preocupes, lo más importante es tu ejemplo y lo que puedas ir modelando en sus vidas con el paso de los días.

Creo que como en todo, no existe una fórmula secreta para el éxito, te invito a que juntas, pongamos en práctica algunos consejos para que nuestros hijos tengan amistades fuertes y saludables.

• Respeto: Cada persona tiene sus propios gustos y preferencias, y esto es clave para explicar a nuestros hijos.

• Comprensión: las habilidades, dones, talentos y personalidad son únicas en la vida de cada ser humano.

• Pensar en los demás, primero y también en ti: Aprender a ceder un poquito a los gustos individuales para dar espacio a otros, sin olvidarse de uno mismo.

• Solidaridad: Es un valor muy noble que vale la pena inculcar en nuestros hijos, ya que podemos crear conciencia de las necesidades de lo demás.

• Siembra y cosecha: Cuando les enseñamos que todas nuestras acciones tienen un retorno, ellos van a pensar dos veces en la manera en que van a actuar.

• Que sus acciones hablen de Dios: porque es la huella más importante que vamos a dejar en la vida de los demás.

Tu papel como madre es irremplazable, tus hijos te necesitan en cada etapa de sus vidas y nosotras como madres necesitamos de Dios, quien nos ayuda a reflejar al Señor en sus vidas. Sigue adelante, lo estás haciendo bien!

Comments

comments