También tengo algo que decirles a los jóvenes: acepten la autoridad de los ancianos líderes. Vístanse todos ustedes de humildad y sírvanse unos a otros … 1 Pedro 5: 5 (PDT)

Recuerdo que cuando era niño, escuchaba a mi mamá y a mi papá decirme a menudo que siempre «respetara a mis mayores». Desafortunadamente, en nuestros días, parece que estas instrucciones no se enseñan como antes e incluso se evitan intencionalmente. Muchos jóvenes piensan que es genial no respetar a sus mayores, incluidos sus padres y abuelos. Lo hacen por diferentes razones … Están enojados, no se salieron con la suya, creen que así impresionarán a otras personas, les da una sensación de poder, quieren atención … Podría ser cualquiera de estas razones, u otras razones.

Sin embargo, nuestros abuelos no solo merecen nuestro respeto, sino que son un ingrediente crucial en nuestro crecimiento. Aquí hay alguna razón por la cual …

Han vivido más que nosotros… Bueno, esto lo sabemos, obviamente. Pero cuando realmente nos detenemos a pensar en ello y nos ponemos un poco en su lugar, nos exige respeto. ¡La vida es dura! Ten paciencia y consideración por el tiempo que han pasado en esta tierra.

Puede que sepan más de lo que piensas… Si aún no has encontrado cosas para hablar con tus abuelos… hazles preguntas. Respeta los tiempos que vivieron, las partes de la historia que sobrevivieron. Tienen toda una vida de conocimiento y muchas lecciones que aprendieron en el camino.

Ellos han experimentado cosas diferentes que nosotros… El mundo era un lugar diferente «en ese entonces». El cambio está ocurriendo rápidamente, y todos sabemos que diferentes tipos de experiencia significan diferente tipo de sabiduría. Compara tus diferencias, consúltalas, considéralas. Es posible que aprendas algo que nunca podrías haber aprendido de tu propio mundo.

Ven el mundo de una manera diferente… A través de las experiencias de sus propias vidas y del tiempo que han pasado en esta tierra, verán el mundo desde su propia perspectiva. Loq ue vivieron pueden asignarse a la forma en que caminan, hablan y se visten. Toma nota. Podría ampliar tus horizontes.

Tendrán historias que nos pueden beneficiar … Todos tienen una historia que contar. Todos. Estas son las historias de nuestras vidas, las historias de nosotros. No solo pongas los ojos en blanco cuando tu abuela o abuelo te cuenten «otra vez» sobre los viejos tiempos … disfruta de una historia que podría influir en la tuya.

Todo eso para decir amemos, respetemos y pasemos tiempo con nuestros abuelos. Mientras estamos vivos, aprovechemos y  seguimos aprendiendo de ellos. Pueden ser mayores, pero también están aprendiendo de nosotros y del cambiante mundo que los rodea. Tengamos paciencia. ¡Las elecciones que hicieron tus abuelos, han permitido que tú estés aquí! Seamos agradecidos. No dejemos de cuidarlos y amarlos, son familia.