Mamá, papá, sus errores los repito yo

Querida mamá, querido papá

Recuerdo que siempre has querido lo mejor para mí. Me has pedido que sea mejor de lo que tú fuiste pero hoy quiero contarte que, aunque no quisiera, repito tus errores.

Cuando discuto, lo hago como tú lo hacías. Repito aquellas frases hirientes que me decías. Cuando me enojo, aprendí de ti a no hablar con la persona que me ofendió o a quien ofendí. Aprendí a gritar, a dar la espalda, a irme de la casa y huir de la confrontación.

Aprendí de ti cómo usar el dinero. Cada vez que gastabas miré como lo hacías. Vi cuando ahorrabas para los pagos pendientes y vi cuando comprabas cosas que no necesitábamos.

Te miraba cuando te resentías y dejabas de hablar por semanas. Me dolía y prometí no hacerlo, pero lo estoy repitiendo con mis amigos, con mi pareja.

Recuerdo claramente cuando discutían con mi mamá y tú la ignorabas. Le hacías la ley del hielo. ¿Adivina qué? Ahora lo hago con otras personas. Habría sido mejor que dialoguen, que le dijeras que necesitas unos minutos o unas horas para calmarte en lugar de cortar la comunicación.

Sé que no tenías la intención de lastimarme, no querías dejar una cicatriz, y quiero decirte que aún estamos a tiempo para cambiar aquellas actitudes. Estamos a tiempo de mejorar, de perdonar, de superar. No quiero decir que eres mala, que eres malo. Hiciste lo mejor para mi y así mismo, ahora juntos podemos dar pasos para crecer.

Mamá, papá, todo aprendo de ti.

 

Comentarios

comentarios

By |2019-01-11T15:51:10+00:0011 enero, 2019|Familia|

About the Author:

Soy un joven al servicio de los jóvenes. Disfruto aprender y compartir con otros las lecciones que Dios me ha permitido vivir. Soy músico aficionado, fotógrafo improvisado y bloguero por gracia de Dios.
onload="audioClick()";