La generación actual de jóvenes es interesante y para muchos con potencial. Sin embargo, hay quienes dudan de ellos como generación.

Aunque son posmodernos cronológicamente, creo que también sería un error decir que son posmodernos en todo. Ellos están desesperados por una gran historia para dar sentido al mundo que los rodea. Quieren significado. Están desesperados por una verdadera esperanza.

Pero la esperanza es un objetivo difícil de alcanzar en el mundo. Muchos de sus padres han puesto su esperanza en la economía y la política. Sin embargo, sus hijos ven una economía en quiebra y disturbios políticos. El futuro no parece color de rosa. Entonces, ¿qué pueden esperar si no tienen futuro?, para ellos importa el momento y la felicidad que pueden alcanzar hoy.

Los jóvenes buscan la felicidad, en los medios que ofrece el mundo (compras, entretenimiento, sexo, redes sociales). El placer es fugaz. Las relaciones, a menudo solo superficiales, se vuelven desordenadas rápidamente. El entretenimiento no puede proporcionar una satisfacción duradera. Al final, la felicidad en el mundo resulta un escape momentáneo de las realidades que atraviesan.

Búsqueda desesperada

Dadas las circunstancias, no sorprende que muchos jóvenes estén inquietos, inseguros, hastiados y busquen desesperadamente un significado para explicar todo el dolor y el sufrimiento que ven a su alrededor, y lo que implica su propia existencia. En algunas iglesias, «el grupo juvenil» se ha convertido en sinónimo de juegos exagerados, entretenimiento y enseñanza superficial. Se les dice que la vida aquí en la tierra es un desastre, pero que un día morirán e irán al cielo. Allí las cosas estarán bien.

¿Dónde se encuentran el significado y la esperanza? En Jesús

Estoy firmemente convencido de que lo que más necesitan los jóvenes de hoy es el evangelio de Cristo Jesús el Señor. Él es aquel en quien se encuentra la plenitud de Dios, y él es en quien estamos llenos (Col 2: 9-10). Además, él es quien le da sentido a esta vida.

No vino para escapar del mundo sino para redimirlo. Cuando lees los Evangelios, ves la forma en que Jesús y su reino trajeron la redención a este mundo.

Y el asombroso mensaje del evangelio es que somos transferidos al reino de redención de Jesús y al perdón de pecados (Col 1:13-14), un reino del que decimos «en la tierra como en el cielo» (Mateo 6:10). Es un reino de significado para hoy que cura a los quebrantados y fortalece a los tentados mientras viven en el mundo (pero no son del mundo).

Por eso, Pablo ruega a los primeros cristianos en Colosenses que «caminen en [Jesús], arraigados y edificados en él y establecidos en la fe, tal como se les enseñó, abundando en acción de gracias» (Col 2:7) .

Pero la suposición que hace Pablo es que a todos los cristianos, incluidos los jóvenes, se les ha enseñado este Jesús que trae el reino, el Mesías, tal como se presenta en el Antiguo y Nuevo Testamento. Este es el Jesús en quien los jóvenes de hoy pueden realmente arraigar su fe y alimentarse, crecer y establecerse.

Su pueblo, la iglesia

¿Dónde se encuentra Jesús? En la adoración de su pueblo, la iglesia. Como otros han dicho, la forma en que llegamos a conocer a Jesús es a través de los medios que nos dio: las Escrituras, el verdadero compañerismo cristiano, los sacramentos y la oración. Estas son las prácticas que por fe renuevan sus mentes de tal manera que les permite a los jóvenes ver y vivir en el mundo con un propósito y significado como seguidores de Jesús, exponen su dependencia en él y les recuerdan su necesidad de gracia.

Y estas son las prácticas que definen nuestra adoración como la iglesia, jóvenes y viejos que adoran juntos.

Mi oración es que cuando ministramos a una generación que se muere de hambre por el significado, no perdamos de vista la realidad de que estos jóvenes necesitan a Jesús, y que él se ofrece más plenamente dentro de la comunidad de la iglesia, de la cual son parte vital.

ESCRITO POR: Jorge Luis Rodríguez

Comments

comments