Felippe Borges tuvo un encuentro con Dios a los 13 años, su amor lo impactó y lo envió para darlo a conocer al mundo.  Su vida está llena de pasión por la Gran Comisión.

Comentarios

comentarios