Combate las arrugas del rostro con vinagre de manzana

Te habrás quedado con la boca abierta cuando hemos mencionado «vinagre de manzana», pero, ¡así es! El vinagre de manzana tiene unas propiedades que van a ayudarte a combatir las arrugas, y, además, también las manchas. Estas son algunas de las propiedades del vinagre de manzana:

Es rico en compuestos alfa-hidroxiácidos que eliminan las células muertas de la piel.

Regenera la dermis limpiándola de impurezas y aportando firmeza a la piel.

Estimula la circulación sanguínea, libera toxinas y oxigena las células.

Te aporta propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales gracias a su riqueza en ácido málico.

Puedes usarlo de tónico facial natural para mejorar la circulación sanguínea, ya que cierra los poros y ayuda a conseguir tensor y frescor en la piel.

Ahora bien, todos estos beneficios del vinagre de manzana no se obtienen con su consumo alimenticio. Así que, es hora de sacar el bote de vinagre de manzana de la despensa y llevarlo hasta el tocador, un lugar al que estaba destinado.

Vinagre de manzana y aceite de oliva

El aceite de oliva es otro súper alimento que al mezclarlo con el vinagre de manzana ayuda a atenuar al máximo las líneas de expresión y a reducir la visibilidad de las arrugas más profundas.

Mezcla en un recipiente 10 gotas de vinagre de manzana, un yogurt natural y una cucharada de aceite de oliva.

Asegúrate de que esté todo bien mezclado, debe tener la consistencia de una pasta homogénea y sin grumos.

Ayúdate de una brocha para aplicar esta mezcla a modo de mascarilla en el rostro. Deja actuar 30 minutos.

Cuando pase el tiempo, limpia la cara con agua y sécala con una toalla de forma suave.

El aceite de oliva también consigue en nuestra piel un efecto hidratante maravilloso. ¡Todo son ventajas!