Ya sea bajo el mundo de Marvel o el de DC Cómics siempre admirarás o querrás imitar a un súper héroe, estos personajes que tienen un pasado triste, catastrófico o común y que a la postre deciden buscar la justicia con sus propias manos.

En ellos se detecta una habilidad que surge de forma externa o interna y que es la aliada para vencer a sus enemigos.

Cada vez que veo una película de superhéroes no puedo dejar de comparar a estos con personajes que me presenta la Biblia y que hoy lo llevo en mi mente y corazón como la palabra de Dios.

Estoy seguro que los personajes que están en estos escritos a diferencia de los que nos presenta la industria cultural, existieron y eso los hace más magníficos, pues el texto no deja de citar las obras magníficas que consiguen sin necesidad de un súper poder.

A continuación, te presento algunos personajes que pude compararlos con los de la ficción y resaltar sus cualidades extraordinarias.

David (alias Batman)

Al igual que Batman, David no tenía ninguna habilidad sobrenatural. Fue sin embargo muy ingenioso y bueno para ganar las peleas que aparentemente no tenía ninguna posibilidad de ganar.

Admitió matar leones y osos para proteger a sus ovejas. Acto seguido mató al gigante de 9 pies conocido como Goliat con su cinturón de herramientas (o eslinga). También se escondía en las sombras, como el murciélago.

Joseb-basebet, Eleazar y Débora

(También conocido como Los Cuatro Fantásticos)

Sé que hay sólo tres tipos no cuatro (acaba de salir de la Mujer Invisible), pero David en realidad tenía 30 «hombres poderosos». Sin embargo, como el autor da a conocer varias veces, ninguno de los treinta llegado a estos tres. Joseb-basebet, el capitán de los tres, utilizó su lanza para matar a 800 hombres a la vez. Eleazar se encontró frente a los filisteos y luchó contra ellos hasta que se agotó y cuando el resto de su ejército fue a ayudarlo, se encontraron con que Eleazar ya había matado a todos.

Débora fue una profetisa que vivió entre Ramá y Bet-el en el monte de Efraín, en donde juzgó a Israel (Jueces 4:5). El pueblo había caído en total desaliento bajo la opresión de los cananeos. Débora inspiró al pueblo y llamó a Barac para que dirigiera las fuerzas contra Sísara y los aliados de éste. En la batalla de Cedes fueron derrotados los cananeos mandados por Sísara. Los detalles de esta liberación constan en el cántico de Débora y Barac (Jueces 5).

A diferencia de los personajes de los cómics, los de la Biblia logran sacar su potencial al máximo cuando activan la fe y relación con el Rey del universo. Es decir que ellos siguen siendo tan ordinarios como los demás seres humanos pero con la diferencia de entender su potencial en Dios.

Después de ver una película producida por la industria cultural, me queda un sinsabor, sé que eso no fue real y me toca soñar o añorar que algún día exista alguien que pueda salvarnos de la injusticia social.

Después de leer la Biblia, se activa en mí la esperanza, pues descubro que el poder no viene de un imaginario, sino del mismísimo creador de los cielos con el que tengo una relación de padre e hijo.

Al conocer a Jesús se rompen los paradigmas que tenía de un súper héroe, este no lleva capa ni traje, me enseña a pedir perdón antes que golpear. Contagia de alegría en vez de envolverte en un círculo de venganzas.

Levanta una cruz que le dobla su peso con la fuerza de un hombre ordinario. Y al final me pregunto ¿quién es más valiente? ¿El que usa un poder sobrenatural para asesinar enemigos? o ¿el que cede su poder infinito a cambio de la salvación de un ser finito?

Si piensas en la primera opción, que no te extrañe el día que tu mundo real termine en guerra.