Hola.

Nadie comprende lo que significa una mascota en la vida de una persona hasta que esta llega a su vida. Ellos te quieren a todas horas, te quieren, aunque estés de mal humor, aunque no tengas ganas de hablar, te quieren con dos pesos en el bolsillo o con un auto último modelo estacionado en casa.

Son como pequeños maestros con los que compartimos a lo largo de nuestra vida, aprendemos a ser mejores, a querer más y mejor. Perderlos duele, cualquier pérdida duele mucho, pero no por eso renuncies a tenerlos una y otra vez, porque el tiempo que se vive junto a una mascota, por más corto o largo que sea, justifica todo el dolor que estás sintiendo ahora.

Yo siempre pensé que tú habías rescatado a tu mascota, de no ser por ti, quién sabe en qué condiciones habría vivido, quién sabe siquiera si habría vivido más de un mes. Le diste un hogar tibio donde refugiarse, comida y amor para llenar el estómago y el corazón; y ella te llenó de enseñanzas.

Creo que hay un antes y un después, tu sensibilidad se agudizó, te convertiste en una persona más considerada, tierna y consciente de las necesidades de los demás, aprendiste a sonreír más seguido, a acariciar más despacio, y amar más de cerca. Entonces, está bien si digo, que después de todo, fue es@ pequeñ@ quién te salvo a ti.

Te quiero decir que estoy aquí para ti, disponible para escucharte, apoyarte y abrazarte cuando lo necesites. Porque por más que duela, todo sigue y tú tienes mucho por lo cual seguir caminando. Además, allá afuera hay un montón amiguitos dispuestos a quererte y ser queridos.

No te des por vencido y deja la puerta abierta para que se robe tu corazón…un nuevo ángel peludito.

Comments

comments