Antes de conocer cómo influye la dieta en el buen funcionamiento del tiroides y qué alimentos o plantas podemos consumir para mejorar su función, es importante comprender qué es esta glándula que se encuentra en el cuello.

Esta glándula produce, a partir de yodo, las hormonas encargadas de la regulación del uso y almacenamiento de energía corporal. En concreto, y según nos cuentan desde Melio, la glándula tiroides produce dos tipos de hormonas, la tiroxina o T4 y la

triyodotironina o T3. El balance de las hormonas tiroideas es importante para un correcto funcionamiento metabólico.

De hecho, aspectos tan importantes como la regulación de la temperatura corporal, el consumo de energía, el apetito, el sueño e, incluso, el carácter dependen de un buen funcionamiento del tiroides.

En este caso la dieta no debe distar mucho de la aconsejada para la población general. Debe seguirse una dieta variada y equilibrada, evitando los alimentos azucarados y con alto contenido en grasas saturadas o trans. Por otro lado, debe potenciarse el consumo de alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales como los vegetales, las hortalizas, las legumbres y las frutas», indican las nutricionistas. Por último es muy importante realizar ejercicio físico de forma habitual y, en caso de padecer obesidad y sobrepeso, consultar con el médico o profesional que tipo de alimentación debe seguir para favorecer su pérdida.

En caso de padecer problemas de tiroides, siempre debes consultar con tu médico si es aconsejable o no el consumo de este alimento de forma esporádica.

Por otro lado, «en caso de no padecer ningún problema de tiroides, aconsejamos disfrutar del consumo de algas pero no de forma habitual ni en grandes cantidades. Una buena opción es consumirlas a modo de condimento y limitar los platos que las contienen como ingrediente principal».

La soja es una legumbre que destaca por ser rica en proteína vegetal y grasas saludables como el omega 3 y 6 entre otros nutrientes como minerales y vitaminas. «En personas sanas y con un consumo suficiente de yodo no hay ninguna evidencia de que esta legumbre afecte a la función del tiroides, por lo que puede incluirse perfectamente dentro de una dieta saludable y equilibrada».

La única forma eficaz de regular esta glándula es mediante la medicación que debe recetar un médico. No existen evidencias suficientes de ningún extracto de planta específico que pueda ayudar a regular el hiper o hipotiroidismo. Sin embargo, sí que hay plantas que pueden paliar algunos de los efectos del malestar que puede provocar el hipo o hipertirodismo. La equinácea, la valeriana o melatonina (que puede aliviar el insomnio que padecen algunas personas con hipertiroidismo), son algunas de ellas.