Uno de los propósitos del matrimonio es la procreación

PROCREAR.- Engendrar, dar existencia, vida, multiplicar una especie, tener descendencia.

“Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructifiquen y multipliquen*; llenen la tierra, y sojuzguenla, y señoreen en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” Génesis 1:28

“Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructifiquen y multipliquen, y llenen la tierra.” Génesis 9:1

Mandamiento: Fructificad y multiplicaos.
La procreación es una de las más grandes bendiciones que Dios puede conceder a una pareja, la cual tiene como objetivo fundamental formar una familia y mantener la especie, siendo esto la consecuencia lógica de una relación sexual placentera; cumpliendo así con el mandamiento de Dios de fructificar y multiplicar.
El alto índice de natalidad en el mundo, origina un desorden demográfico incontenible, lo que debe motivarnos a considerar responsablemente la procreación de nuestros hijos.

¿ CUANTOS HIJOS SE DEBEN TENER ?
La procreación es la decisión más importante del matrimonio por la responsabilidad que representa para ambos y debe depender del acuerdo de los padres, sometido a la voluntad de Dios
Toda pareja debe decidir en oración su plan en relación al número de hijos, Dios nos guiará en lo que realmente conviene si buscamos su voluntad.

“ Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará;
Y con ciencia se llenarán las cámaras de todo bien preciado y agradable.” Proverbios 24:3-4

Para saber cuántos hijos tener, debemos considerar objetivamente nuestra capacidad para criarlos, mantenerlos y educarlos en el temor de Dios.
La planificación familiar es muy importante, Dios planeo una familia perfecta y determinó principios y pasos para suplir las necesidades de ella, por lo que nosotros tenemos la responsabilidad de planear nuestra familia para cumplir el plan de Dios, teniendo los hijos que Él desea que tengamos con responsabilidad, sabiduría, inteligencia y bendición.

Llenando la Tierra…Con Seguidores de Jesús
Ahora lo que quiero añadir hoy es que el matrimonio es para hacer hijos…discípulos de Jesús. Hay un doble sentido que espero que te ayude a recordar el punto. El matrimonio es para hacer hijos—esto es, procreación. Tener bebés. Éste no es el significado principal del matrimonio, aunque sí es importante y bíblico. Pero entonces añado las palabras discípulos de Jesús. “El matrimonio es para hacer hijos discípulos de Jesús.” Aquí cambia el enfoque. El propósito del matrimonio no es simplemente añadir más gente al planeta. El punto es incrementar el número de seguidores de Jesús en el planeta.

El resultado de decirlo de esta forma es que las parejas que no pueden tener hijos por problemas de infertilidad aún pueden hacer a niños discípulos de Jesús. El propósito de Dios para hacer el matrimonio el lugar donde tener hijos nunca fue nada más llenar la tierra, sino llenar la tierra con adoradores del único Dios verdadero. Una forma para que el matrimonio llene la tierra con adoradores del único Dios verdadero es procrear y enseñar a los hijos en el Señor. Pero no es la única forma. Cuando el enfoque del matrimonio se convierte, “Haz a los hijos discípulos de Jesús,” el sentido del matrimonio en relación a los hijos no es simplemente “haz hijos” sino, “hazlos discípulos.” Y esto último puede pasar, aun cuando lo primero no suceda.

Comentarios
Por | 2015-10-13T18:26:09+00:00 13 octubre, 2015|Matrimonios|