Una Mamá que hace Deporte

La maternidad es un regalo maravilloso, lleno de experiencias y muchos desafíos. Para vivir a plenitud esta etapa tan especial, es necesario que atendamos todas las áreas en las que nos desarrollamos para disfrutar nuestra vida y la de nuestra familia al máximo.

En mi caso, puedo decirte que me encanta hacer deporte desde antes de casarme y ser mamá. Actualmente practico atletismo de alto rendimiento y puedo decir que es muy sacrificado ya que se debe dividir el tiempo durante el día para cumplir las labores del hogar, entrenar, y lo más importante tu familia y tus hijos. Te digo algo importante y es que una madre deportista aprende que la vida es sudor y esfuerzo, pero ante todo puedo decir que sin Dios no es posible cumplir con todo lo previsto para cada día.

Te comparto algunas cosas que hago para poder hacer el deporte que me gusta:

  • Orar: para una mamá que hace deporte el centro de cada día debe ser Dios ya que es el único que nos da la fuerza diaria, combinar el deporte con la maternidad no sería posible sin Dios
  • Delegar: tengo una nena de 1 año 10 meses, la cual necesita de mucho cuidado por la edad en la que se encuentra y por esta razón muchas veces ajusto mi tiempo con las personas de confianza que puedan cuidar de mi hija, mientras salgo a entrenar.
  • Madrugar: Debo comenzar el día muy temprano para de esta manera cumplir con toda la rutina diaria.
  • Descansar (un poquito): después de un entrenamiento fuerte lo correcto es llegar a casa ducharse y descansar para rendir mejor, pero la vida real es diferente porque para una mamá que hace deporte, cuando llega a casa, debe continuar con el cuidado que requiere tu bebé; aseo, alimentación, juegos entre otras cosas básicas para su correcto crecimiento.

Todos tenemos una motivación para hacer las cosas, en mi caso, lo es mi familia, pero dependo totalmente de Dios quien es mi fortaleza. Cada vez que empiezo un entrenamiento o una competencia lo primero que hago es orar y pedirle a Dios la fuerza necesaria para culminar y mejorar mis tiempos, y uno de los versículos que siempre están en mi mente en cada kilómetro recorrido es Josué 1:9 (Esfuérzate y se valiente no temas ni desmayes, que el Señor tu Dios estará contigo donde quiera que vayas).

 Nathaly Manosalvas

Alteta de Alto Rendimiento

stefany25_hotmail.com

Comentarios

comentarios

Por | 2017-07-17T10:24:14+00:00 17 Julio, 2017|Familia, Matrimonios, Salud|

About the autor: