Solo queríamos recordarte:

Nada sería igual si no fueras parte de nuestro equipo, de nuestra casa, de nuestra familia.

Nos encanta escucharte, verte, abrazarte, nos encanta darte las gracias.

Cada cosa que hacemos la pensamos con todo el amor para ti, para que tu corazón este bien, se sienta amado por nosotros, pero por sobre amado por Dios.

Existimos para recordarte cada día, que Él tiene su mano puesta sobre ti, sobre tus sueños, sobre los tuyos. El camino aún no termina, hay mucha carrera por delante, y aquí hemos estado, estamos y estaremos, cerca de tu corazón.

Si quieres compañía, sin necesitas una oración o tan solo una palabra de aliento.

Tus manos generosas son las que cada día suman esta gran obra, sonreímos al verlas extenderse, porque gracias a cada vez que nos brindas tu aporte, muchísimos más reciben de lo que tú y nosotros gozamos hoy; de esperanza, de fe, de alegría.

Nos encanta sostener tu mano mientras el Señor sostiene las nuestras. ¡Juntos somos invencibles!

Solo queríamos recordártelo.

Con amor

HCJB

Comentarios

comentarios