Por Jean Paul Zabala y Sofy Miño.

Una de las ventajas de casarse joven es que vives con tu novio con los beneficios del matrimonio. Tienes la oportunidad de disfrutar de manera responsable.

  • Aprendes a ser responsable no solo por ti, sino también por la persona que te acompaña.
  • Aprendes a valorar los sueños de tu pareja.
  • Aprendes a mirar por la otra persona.
  • Luchas por los sueños de tu pareja.
  • Recuerda que lo que encuentras es una ayuda idónea.
  • Encuentras una ayuda idónea en la otra persona.
  • No solo piensas en los privilegios, sino que tienes una conexión.
  • Tienes responsabilidades y la persona que te acompaña te complementa.
  • Procura que las cualidades de tu relación con Dios estén presentes en tu relación de pareja: comunicación, honestidad, respeto, confianza.
  • Mira las demás áreas de tu vida. Deben estar en orden: tus estudios, tu economía, tu vida personal.

Comentarios

comentarios