Si tuviese una máquina del tiempo, no iría al futuro.

El otro día me preguntaron: Si existiera la máquina del tiempo, ¿a dónde viajarías, al pasado o al futuro?

Chispas! Que buena pregunta, y es inevitable para mi, fan de Volver al Futuro recordar aquella frase del Doc Emmet Brown”Nadie debe saber demasiado sobre su futuro”. ¿Por qué?

Horóscopos, profecías, predicciones, lectura de cartas, de manos, de hoja de té, tabaco. Los creyentes, en ciertas ocasiones acuden a líderes religiosos con la esperanza de saber qué pasará. ¿Será que mi negocio prospera?, ¿me casaré algún día?, ¿voy a alcanzar mis metas?, ¿olvidaré a mi ex?… Muchas preguntas con respuestas incompletas.

Saber el futuro es como abrir el regalo de cumpleaños un año antes de que llegue el día. Ya sabes que pasará, qué sucederá, lo que obtendrás. Con eso llega la ansiedad de cómo, donde, por qué, quien, cuándo.

Si hace diez años hubiese visto mi presente, no lo habría creído, ni hubiese tomado ciertas decisiones que me trajeron enseñanzas importantes. Conocer mi futuro me habría quitado la expectativa y emoción de saber qué sucederá. Fue en esos momentos de duda o incertidumbre que lo único que podía hacer era orar, conversar con Dios. Si hubiese sabido que las cosas saldrían como salieron, probablemente no hubiese llorado pidiendo paz a Dios.

Imagínate esta situación: Viajas en el futuro y te enteras que en 5 años tus padres no estarán contigo, o que no lograste terminar tu carrera universitaria. ¿Traería eso paz a tu vida? A veces es mejor no saber ciertas cosas, por más que nos cueste mirar hacia adelante y no ver más que el siguiente escalón.

Somos humanos, sí. Queremos tener control de las cosas, sin duda. Buscamos poder, desde siempre. Pero confiar y creer en Dios es justo lo contrario a lo que acabo de mencionar. Confiar y creer significa entregar a Dios las riendas de nuestra vida, descansar en que él hace las cosas como deben ser, que todo tiene un propósito.

Enséñanos a entender la brevedad de la vida, para que crezcamos en sabiduría.

-Oración de Moisés, Salmo 90.

 

Comentarios
Por | 2017-04-05T11:33:55+00:00 3 marzo, 2017|Vida Diaria|

About the autor: