Sabiduría para emprender exitosamente

Mencionaba en el artículo anterior sobre la “valentía del emprendedor”, que sin sabiduría es imposible emprender con éxito, partiendo de que el éxito tiene al rendimiento económico como el menos importante de sus integrantes, porque “de nada sirve que una persona gane en este mundo todo lo que quiera, si al fin de cuentas pierde su vida. Y nadie puede dar nada para salvarla” (Mateo 16:26 TLA).

En el mundo emprendedor y de los negocios siempre ha estado presente una cultura del “exitismo” como “prosperidad” mal entendida… La pregunta que como emprendedores necesitamos constantemente hacernos es, ¿qué entendemos por “éxito” en nuestros negocios? Y esta pregunta es fundamental porque, al entender puramente humano, el éxito es sinónimo de riqueza material y “pues donde esté tu riqueza, allí estará también tu corazón(Mateo 6:21 DHH)…

Quizás tú y yo hemos decidido emprender para mejorar nuestra calidad de vida, diversificar ingresos económicos y hasta sentirnos felices haciendo algo que nos gusta. Todo eso es bueno y correcto. Pero, ¿dónde tenemos puesto el corazón? ¿Dónde?

Como siempre suelo decir, independientemente de cuál sea tu postura ante Dios, es innegable que en la vida existen leyes de causa y efecto, por las cuales nada es “casualidad” sino que todo es “causalidad”, es decir, las decisiones que tomes siempre tendrán una consecuencia. Esto es importante entenderlo porque toda decisión, en el fondo, nace de lo que tenemos en el corazón y, por lo tanto, lo bueno y/o malo de las consecuencias de dichas decisiones será, en última instancia, un producto de lo que el corazón tenga dentro.

Por eso vemos en el mundo de todo: personas con grandes riquezas materiales pero amargadas, deprimidas y dedicando su vida a cuidar lo que tienen; emprendedores modestos pero alegres de poder sostenerse con sus ingresos y con una enorme creatividad para seguir creciendo; millonarios que han encontrado la paz donando gran parte de sus riquezas; etc… Siempre es bueno observar y aprender de lo que ocurre en otros…

El corazón es la base para tomar decisiones correctas que lleven a consecuencias buenas en todo sentido, material y espiritual… Y ahí surge la pregunta de cómo trato con mi corazón porque “el corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es?” (Jeremías 17:9 NTV).

Entonces, es allí donde quienes tenemos la gracia de la fe en el único Dios todopoderoso, hecho hombre y resucitado en la persona de nuestro salvador Jesucristo, debemos recordar lo que el sabio dice en un proverbio: “Pon todo lo que hagas en manos del Señor, y tus planes tendrán éxito” (Proverbios 16:3)… Y esa es la verdadera  sabiduría porque “la sabiduría comienza por honrar al Señor; conocer al Santísimo es tener inteligencia” (Proverbios 9:10 DHH).

Ahora, ¿deseas tener éxito en tu emprendimiento? ¿Aún no logras lo que esperas en el marco de tu negocio? ¿Más que “fallar” has “fracasado”? ¿Ganas dinero pero no eres feliz y sientes que vas de mal en peor? Entonces es tiempo de que busques con tu mirada a Dios, dándole la honra que se merece, con un corazón correcto…

Si quizás tú, que lees, no compartes mi visión de fe, pues te reto a buscar otras “soluciones” pero, por experiencia propia te diré, regresarás al mismo punto con las manos vacías y tendrás que tomar una nueva decisión con humildad porque “recompensa de la humildad y del temor del Señor son las riquezas, la honra y la vida” (Proverbios 22:4 NVI).

Gracias por tu seguimiento y, si lo deseas, puedes descargar los audios de las entrevistas en la página de la radio, en la sección HCJB En Casa (aquí el link).

  

Fernando Sánchez G.
FS & ASOCIADOS INNOVACIÓN ESTRATÉGICA
Web: www.fsasociados.biz
Teléfono: 02 3325630

Facebook: FS Asociados Innovación Estratégica
Mail: fernando@fsasociados.biz

 

Comentarios
Por | 2017-08-04T10:54:48+00:00 4 agosto, 2017|Economía|

About the autor:

Soy Vero, me encanta leer, cantar, reír y comer chocolate. Mi anhelo es ser una mujer que anima a quienes tiene cerca. Mi esposo y mis dos hijos son la forma tangible en que Dios me muestra su amor cada día. Me apasiona la radio porque es una herramienta poderosa para compartir esperanza y alegría.