Vaporizador (todas las edades)

  • Cómo ayuda:

Respirar aire húmedo ayuda a aclarar la mucosidad de la nariz. Un baño caliente además ayuda a relajar a tu hijo.

  • Qué necesitas:
    • Un humidificador, un vaporizador de aire frío, o un cuarto de baño con vapor

Coloca el humidificador en la habitación de tu hijo mientras esté durmiendo, descansando o jugando en la habitación.

Dale un baño caliente en un baño con mucho vapor. Deja correr el agua caliente (usando la regadera que usas para bañarte) por unos minutos antes de que llenes con agua la tina del baño. Si tu niño es ya mayorcito puedes dejarlo jugar en el agua por un buen rato, supervisándolo, por supuesto, a menos que sea lo suficientemente mayor como para quedarse solo en la bañera.

Si no es buen momento para darle un baño, deja correr el agua caliente, cierra la puerta del baño, tapa la ranura de debajo de la puerta con una toalla y siéntate unos 15 minutos con tu hijo (lleva un par de libros o juguetes).

  • Precaución:

Asegúrate de limpiar el humidificador todos los días, siguiendo las indicaciones del fabricante. Los humidificadores acumulan mucho moho, que podría liberarse en el aire, si no se mantienen limpios.

Las gotas de la solución salina

  • Cómo ayuda:

Las gotas de la solución salina (agua salada) ayudan a aflojar la mucosidad y limpiar la nariz de los niños que son demasiado pequeños para sonarse la nariz por sí mismos. Si tienes un bebé, una perilla de goma puede resultarte muy práctica cuando se le dificulte tomar el pecho o el biberón, debido a que tiene su naricita tapada. Intenta usar la perilla unos 15 minutos antes de alimentar a tu bebé.

Aliviar una nariz congestionada con una perilla de goma funciona mejor con los bebés más pequeños, pero si a tu bebé mayorcito o a tu niño no le importa este procedimiento, puedes hacerlo también.

  • Qué necesitas:
    • Una perilla de goma
    • Solución salina (agua salada). Puedes comprar botellas de gotas a base de solución salina en la farmacia o bien, puedes prepararla tú misma.
  • Precaución:

Usa solo agua destilada o esterilizada, o agua de la llave que hayas hervido durante tres a cinco minutos y enfriado.

Comments

comments