1. Para el dolor de estómago, indigestión o gases: Tomar una infusión de 5 clavos de olor en 200 ml de agua que esté hirviendo. Tomar tan pronto se sienta el malestar.
  2. Para aliviar el dolor de muelas: Ablandar un clavo poniéndolo en remojo durante diez minutos en 60 ml/ 4 cucharadas de agua hirviendo y muérdalo. Aproveche el líquido para enjuagarse la boca y tonificar las encías.  Este remedio también funciona para calmar el fuerte dolor de la muela del juicio o cordales.
  3. Para el absceso dental: Empapar una gaza en aceite de clavo y poner entre la zona afectada y la mejilla dejar puesta durante 15 minutos.   Después, realizar un suave masaje por las encías sin aplicar presión.  Este remedio es indicado para aliviar el dolor mientras se llega a la consulta del dentista.
  4. Para la garganta irritada: Mezclar una cucharadita de clavos de olor molidos, una cucharada de rábano puro y una cucharadita de miel de abeja en un vaso de agua tibia. Efectuar varias gárgaras al día con esta preparación.
  5. Para las náuseas #1: Verter 1 cucharada de clavos de olor en 1 taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Beber 1 taza cuando se sienta con náuseas
  6. Para las náuseas #2: Colocar unas gotas de aceite de clavo de olor sobre un pañuelo e inhalar su aroma cada vez que se presente las náuseas.
  7. Para la halitosis: Hervir 2 tazas de agua y luego añadir 2 ramitas de perejil conjuntamente con 3 clavos de olor enteros. Remover hasta refrescar. Filtrar y usar como un enjuague varias veces al día.

Comments

comments