Remedios caseros para tratar la tortícolis

El primero de los remedios caseros para tratar la tortícolis es el calor. Aplica una almohadilla o manta térmica en el lugar que te duele, durante unos 20 minutos.

Otra opción es darte un baño con agua bien caliente (lo máximo que puedas soportar). Así, los músculos se relajarán y los dolores se atenuarán. No obstante, hay otra serie de remedios caseros para tratar la tortícolis:

Toma una hoja de col y aplástala con un rodillo. Caliéntala a la plancha y colócala en la zona dolorida la mayor cantidad de tiempo posible.

Vierte algunas gotas de aceite esencial de alcanfor en un recipiente pequeño y mezcla con un diente de ajo machado. Con esta pasta realiza masajes en el área dolorida. Si la tortícolis se debe a una contusión, puedes hacer fricciones con tintura de árnica.

El orégano es un remedio increíble para los dolores cervicales. Bebe entre dos y cuatro tazas de té hecho con orégano (una cucharada por ¼ litro de agua). Los músculos se relajarán. También puedes realizar una cataplasma con hojas de orégano y un poco de agua caliente para que el líquido penetre en la zona afectada.

Realiza una mezcla de cinco gotas de aceite esencial de manzanilla y cinco gotas de aceite de eucalipto en 20 ml de aceite vegetal (oliva, girasol o maíz). Efectúa masajes con esta mezcla varias veces al día para que el cuello eleve su temperatura y se calme el dolor.

Comments

comments