Prioridades en el matrimonio

Las prioridades no son reglas, no son requisitos, no son preceptos, no es una fórmula. De hecho para que sea prioridad debe estar en tu corazón y que este tenga un balance, que esté bien y en orden con Dios.
Cuando en tu corazón está Dios, entonces dispondrás el mismo para aprender de Él, en lo que requiere que le dediques tiempo, amor, esfuerzo, etc.

Dios inclina el corazón dispuesto hacia aquello que es necesario e importante hacerlo, por convicción de Él, porque tu has reconocido que la familia es un regalo de Él, que el que halla esposa halla la bendicion del Señor y que los hijos son su herencia.

Dios: Nuestra meta y prioridad máxima.

Encontrando tiempo para desarrollar la relación con Cristo

Casi todos vivimos vidas muy ocupadas. Es fácil olvidar que Dios nos ha llamado primordialmente a una relación íntima con Jesucristo (ver 1 Corintios 1:9 Fiel es Dios, quien los ha llamado a tener comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor).

Según Lucas 10:38-42, 38

Mientras iba de camino con sus discípulos, Jesús entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.  Tenía ella una hermana llamada María que, sentada a los pies del Señor, escuchaba lo que él decía.  Marta, por su parte, se sentía abrumada porque tenía mucho que hacer. Así que se acercó a él y le dijo:
—Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que me ayude!
—Marta, Marta —le contestó Jesús—, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero sólo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará.

A pesar de todos los quehaceres pendientes de Marta, ¿cuál fue el consejo de Jesús?

¿Qué podemos hacer para vivir la prioridad de “la único cosa necesaria”?

Muchas veces decimos: “pero no tengo tiempo”. La Biblia afirma que somos necios si no usamos nuestro tiempo para vivir según las prioridades de Dios (Efesios 5:15-16). Necesitamos pasar un rato cada día comunicándonos con Cristo en su Palabra y platicando con Dios en la oración. ¿No encuentran los novios un tiempito para verse a pesar de estar “tan ocupados”? En una página, apunta el tiempo, el lugar, y la actividad de las personas importantes y ocupadas que los versículos describen:

Casi siempre nos cuidamos físicamente; no olvidamos comer cada día. Pero, ¿qué dice Dios en cuanto a la comida espiritual?
1. Mateo 4:4
2. Juan 6:63
3. Job 23:12

¿Por qué no haces un compromiso con Dios de no comer ni bañarte antes de leer un capítulo de la Biblia y orar al Padre? Anota lo que tú vas a hacer para asegurar que las necesidades prioritarias (las espirituales) se llenen antes de las de menor prioridad (las físicas):

El orden de prioridades para la vida cotidiana

En esta vida tenemos varias responsabilidades importantes para mantener y balancear; por ejemplo, la relación con Dios, los hijos, el matrimonio, nuestro ministerio, y el trabajo.

Dios ha ordenado la vida humana para que, si seguimos sus prioridades, cada área de nuestra vida funcione en balance y en armonía. Pero, si descuidadmos las prioridades más importantes, nada va a funcionar bien, a pesar de la cantidad de esfuerzo y tiempo que metamos a la vida. Entonces, escribe abajo tus planes concretos para responsabilizarte de las siguientes áreas de tu vida:

  1. Mi relación con Dios:
  2. Con mi cónyuge (o mi familia si soy soltero)
  3. Con mis hijos (no se aplica para el soltero)
  4. Mi relación con mi trabajo o mis estudios
  5. Mi ministerio (una necesidad cristiana)
Comentarios
Por | 2017-01-29T18:18:34+00:00 16 junio, 2015|Matrimonios|