Foto: Diario El Universo.
A Correa le acompañaron sus ministros de Coordinación Económica, Patricio Rivera, y de Finanzas, Fausto Herrera. Fuente: El Comercio de Ecuador.

Durante el debate televisivo realizado la noche de ayer, el Presidente Correa negó categóricamente que el país haya entrado en crisis o recesión.

Es más, calificó como un hecho muy injusto que se utilice el desempeño económico del 2015, caracterizado por el bajón del petróleo, el encarecimiento del dólar, y la amenazas de fenómenos naturales como el Cotopaxi y El Niño, para asegurar que su modelo económico no funciona.

Dijo que su política bancaria ha sido muy prudente para evitar su debilitamiento, así esto haya disminuido el crédito.

Como respuesta a quienes le increparon por el excesivo gasto público, señaló que su política de inversión pública ha sido la prioridad para mejorar las condiciones de desarrollo nacional.

De esta manera explicó que la rentabilidad, que a futuro tendrán las obras en las que trabaja, será mucho más alta que poner los ahorros o “fonditos” a ganar interés.

Dahik le advirtió que una inversión excesiva puede ser muy peligrosa si la economía no cuenta con una debida capacidad de absorción.

Es decir, había que invertir en función de las posibilidades de la economía.

Pero Correa negó la existencia de una escalada de endeudamiento público (no más allá del 33%) como para llegar a los niveles de Grecia. También reclamó a Pozo y a Dahik por haberse sometido en su momento a las duras condiciones del FMI y los demás multilaterales.

Por ello advirtió que de acercarse al Fondo lo haría sin tener que aceptar recetas como las del pasado. El equipo económico de Correa (Rivera y Herrera) fue una vez más muy escéptico a la hora de cifrar todas sus esperanzas en las inversión extranjera.

Para ambos ministros, los niveles de retorno y rentabilidad que ésta tiene en países como Chile así lo demuestran. Finalmente, en materia de subsidios, Correa negó que su reforma al IESS vaya a descapitalizarlo.

“El Estado garantizará esas pensiones cuando el sistema lo necesite, por ahora es solvente”. Correa acusó a González de construir su partido sobre la base social del IESS. También dijo que revisará esos subsidios y los focalizará sin perjudicar a los más pobres.

Al periodista Rodolfo Muñoz se le hizo muy complejo conducir el debate sobre la situación económica del país en la que participaron el presidente Rafael Correa, el exvicepresidente Alberto Dahik, el exdirector del IESS, Ramiro González, y el exministro de Finanzas (2003-2004), Mauricio Pozo.

A Correa le acompañaron sus ministros de Coordinación Económica, Patricio Rivera, y de Finanzas, Fausto Herrera. Fuente: El Comercio de Ecuador.

Comentarios

comentarios