Estas plantas se han seleccionado  por sus características y por la ausencia de riesgo alguno en su uso, si se emplean en las dosis correctas, pueden administrarse sin problemas a los niños para favorecer el sueño.

  1. MANZANILLA

La manzanilla (Matricaria chamomilla) es un recurso fácil muy del agrado de los pequeños por su sabor suave. Puede ser administrada sin problemas si no se exceden las dosis. Generalmente se destina a aliviar el dolor de barriga, que provoca llanto, y a combatir diarreas, espasmos gastrointestinales y otros trastornos frecuentes como las náuseas, los vómitos, los gases y la falta de apetito.

Pero también es una planta sedante, eficaz para calmar la excitación nerviosa o el insomnio. Para ello se toma en infusión de manzanilla sola o bien con melisa y amapola.

  1. SAÚCO

Las flores del modesto y ubicuo saúco (Sambucus nigra) constituyen un recurso herbario útil para combatir la enuresis, que sufren muchos pequeños y que les ocasiona gran angustia. Se trata de que la tomen durante el día para aumentar la micción y aprender a controlar los músculos de la vejiga. Por la noche, se la sustituirá por hinojo, por ejemplo.

Cómo se toma: En infusión sola o combinada con llantén mayor para tratar la enuresis. Una alternativa es la aplicación de compresas frías, empapadas con esta infusión, sobre la espalda, lo que calmará los impulsos de la vejiga.

En qué cantidades: Una cucharadita de café o de postre –según la edad– por tacita de agua, infundir 10 minutos y colar. Se le deben dar dos tazas al día, la última una hora antes de que se acueste. También funcionan bien, en caso de enuresis y problemas para ir al baño, las bayas de arándano rojo americano, tomadas con el yogur o bien solas.

  1. MELISA

La melisa (Melissa officinalis) tiene un efecto sedante suave, calma los nervios y reduce la hiperactividad. Puede administrarse en caso de insomnio, y es útil para combatir los gases y los espasmos gastrointestinales.

Cuándo conviene: En términos generales, para inducir el sueño y relajar a los pequeños. Un bebé de seis meses necesita unas 14 horas de sueño. A los tres años no necesitará más de las 12 horas, a los cuatro años, 11 y a los doce, no más de 9 horas. La dificultad para dormir puede responder a muchas causas. Junto a consejos de tipo nutricional, la administración de esta planta medicinal puede ser una buena ayuda.

Cómo se aplica: En infusión simple o combinada con manzanilla y anís verde.

En qué cantidades: En infusión, una cucharadita de postre de la planta troceada por medio vaso de agua. Se dan 2 o 3 tacitas al día, la última una media hora antes de acostarlo.

Comments

comments