A los 8 años, el pastor y misionero Enrique Porras fue cautivado por Cristo.  Desde esa edad aprendió que la oración es el medio para conocer a Dios y recibir su guía.

Comentarios

comentarios