Pablo y las pruebas (La Galería de la Fe)

Hoy en la Galería de la Fe contemplamos emocionados el retrato de un hombre cuya vida es un buen ejemplo de la voluntad férrea de seguir adelante sin rendirse. Podemos recordar todas las calamidades que Pablo y Bernabé tuvieron que pasar en su primer viaje misionero.

Al llegar de regreso a sus casas, muchos en su lugar habrían pensado que ya era suficiente, que ya habían pagado el precio. Pero Pablo no era así. Al poco tiempo buscó a Bernabé con la finalidad de regresar nuevamente a los mismos sitios donde habían estado anteriormente, y esto a sabiendas de que muy probablemente volverían a tener problemas.

En otra ocasión, cuando una multitud de fanáticos rugientes se levantaron en Éfeso contra los creyentes, Pablo no vaciló en ir a presentarse inmediatamente ante ellos, pero los discípulos no le dejaron.

A Pablo nunca le faltó el valor, y eso a pesar de todo lo que ya había sufrido. Nos sorprende cómo después de que fuera apedreado en Listra, al día siguiente salió de la ciudad rumbo a Derbe para continuar predicando la Palabra. El entusiasmo de Pablo nunca flaqueó, y nunca pensó en volver atrás.

El apóstol Pablo conocía bien el secreto para mantenerse firme frente a las pruebas. Él mantuvo la misma ilusión desde el comienzo de su ministerio hasta el final. La clave está en una renovada comunión con su Señor cada día por medio de la oración.

Una antigua tradición dice que Pablo fue decapitado en uno de los caminos de Roma. Si esto fuera cierto, confirmaría las expectativas que Pablo tenía en cuanto a su futuro próximo. Por supuesto, no es justo que un héroe de la fe como él muriera de una manera tan indigna, aunque no fue el primero ni tampoco el último. Hoy en la Galería de la Fe, Pablo el gran apóstol del Señor.

http://www.escuelabiblica.com

Comentarios
Por | 2017-10-26T13:19:40+00:00 26 octubre, 2017|Vida Cristiana|

About the autor:

Tras una amplia trayectoria en diferentes medios de comunicación, escribiendo y leyendo noticias, me siento realizado, más aún cuando cada día, a través de los micrófonos de HCJB, puedo dar “buenas noticias” a los amigos de la sintonía. Anhelo seguir de la mano de “Papá Dios” no para ser un comunicador cristiano, sino un cristiano comunicador.