Nuestra fuente de inspiración

Varios conocedores de la música del compositor austriaco Anton Bruckner dicen que a sus extensas sinfonías les hace falta pasión. Sin embargo el maestro tenía otra fuente de inspiración. A Bruckner lo que realmente le abrumaba era la grandeza de Dios y su creación.

Hay un gran diseñador detrás del inmenso universo y ese es Dios. La gloria de Dios es magnificada en su creación. Pero lo que más nos maravilla es el hecho de que Él puede tomar en una mano todo el universo y en la otra mano nuestra vida, si decidimos entregársela a Él a través de Jesús.

Puede que haya ausencia de pasión en lo que hacemos humanamente porque la fuente de toda satisfacción y plenitud es Dios. Él pudo inspirar las más bellas sinfonías en el corazón del maestro Bruckner. Él es la fuente de inspiración que debería tener toda persona. Dios es quien realmente puede llevarnos a lograr todo aquello que parece inalcanzable. Él es quien puede cumplir nuestros sueños y llevarnos hasta nuestro punto máximo de inspiración.

Comentarios

comentarios

Por | 2017-01-29T18:15:37+00:00 9 Noviembre, 2016|Vida Cristiana|

About the autor:

Tras una amplia trayectoria en diferentes medios de comunicación, escribiendo y leyendo noticias, me siento realizado, más aún cuando cada día, a través de los micrófonos de HCJB, puedo dar “buenas noticias” a los amigos de la sintonía. Anhelo seguir de la mano de “Papá Dios” no para ser un comunicador cristiano, sino un cristiano comunicador.