¿Te gusta decirle a tu esposo cómo debe peinarse, vestirse o qué debe comer? ¿Con frecuencia tiendes a darle órdenes? ¿Cada vez que tu esposo hace algo que te pareció indebido, lo corriges inmediatamente?

Si has respondido positivamente a una de estas preguntas, entonces déjeme decirte que estás tratando a tu esposo como un hijo y no como a tu compañero de vida.

¿Cómo ves a tu esposo? Esta es una pregunta que con frecuencia hacen los seminarios para esposas. Lastimosamente, muchas de las respuestas se acercan a esta frase: “para mí es un hijo más”. Esta afirmación es determinante a la hora de enfocarnos en la relación de pareja, ya que “tal como lo ves, es como vas a tratarlo”.

Es momento de analizar tu actitud. Por eso hoy trataremos sobre: No trates a tu cónyuge como a tu hijo / hija.

Comentarios

comentarios