No se trata solo del sufrimiento

No entiendo por qué, pero en la celebración de la Pascua predomina el sufrimiento. Se pone gran énfasis en el cruel castigo que Jesús soportó. La Pascua se ha convertido en una semana de lamento.

No podemos minimizar el sufrimiento físico que Jesús soportó, pero increíblemente, la impactante verdad es que éste fue un acto de amor y gracia.

No fue la ira de Dios la que puso a Jesús en la cruz, fue su amor.

La ira de Dios exigía que se hiciera un sacrificio por el pecado; el amor y la gracia hicieron que Jesús se convirtiera en ese sacrificio.

La muerte sustitutiva de Jesús fue absolutamente horrible. Él sufrió, en nuestro lugar, la ira de Dios contra el pecado. “Soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. (Heb. 12: 2 NVI).

Jesús murió sabiendo que resucitaría; sin eso, su muerte no tendría sentido. ¡La resurrección demuestra el poder de Dios, ratifica la derrota de la muerte y el pecado, y nos ofrece esperanza! Sin embargo, a pesar de este abrumador mensaje de amor, perdón y esperanza, nos limitamos a hacer de la Pascua una temporada de lamentos. No entiendo por qué.

No se trata solo del sufrimiento. La Pascua es acerca de la reconciliación con Dios, la redención del pecado, el poder de vivir vidas llenas de esperanza y la garantía de la vida después de la muerte. Eso suena como una celebración de por vida y no una semana de lamento.

Permítanme alentarlo en este tiempo de Pascua, conscientes del horror del pecado y la separación de Dios, enfoque su corazón y mente para abrazar la resurrección, la nueva vida que tiene en Cristo y modele la esperanza que Él le ha dado a todos quienes le rodean (2 Pedro 3:15). Celebre el amor, el gozo, la gracia y la paz de Dios.

Cristo ha resucitado, ¡Aleluya!

Comentarios

comentarios

By |2018-03-25T08:15:00+00:0025 marzo, 2018|Vida Cristiana|

About the Author: