Madres casadas que trabajan

Cuando nace nuestro bebé, nos envolvemos en una atmósfera de amor y cuidados de manera tal, que no existe otra realidad para nosotras, el baño, la lactancia, su llanto, su sueño, toda nuestra atención es para nuestro bebé, pareciera que este sueño prevalecerá por largo tiempo, pero al cabo de tres meses, nos aterriza la realidad, es tiempo de volver al trabajo, de dejar nuestro tesoro al cuidado de otras personas.

¿Cómo lograr un equilibrio entre ser madres eficientes y mujeres trabadoras? ¿Cómo lograr mantener las prioridades en orden en nuestras vidas? Nuestros Hijos nos necesitan.

Después de varios talleres hablando a madres que trabajan e identificándome personalmente con esta realidad, creo que la respuesta nos la da Dios en Malaquías 4:6 “El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.”. Es tiempo de que el sueño de ser madre ocupe su lugar. Es un llamado y un privilegio ser madres y es un compromiso de vida para cada una de nosotras.

Cuando le pregunté a Dios que es “volver el corazón”, es obvio que de manera natural los padres amamos a nuestros hijos, no se refiere solo a amarlos, sino que Dios me dio una palabra clave: “Que nuestros hijos vuelvan a ser prioridad en nuestra agenda, tiempo e inversión, que nos vaciemos totalmente en su corazón, es tiempo de volver al fundamento de la familia.

CONSEJOS PARA PADRES SOLOS
Principios básicos que podemos poner en práctica, no importa que el cansancio nos agobie, si lo logramos, la buena semilla dará su fruto a su tiempo.

  • Lo primero, no descuides tu relación personal con Dios, tu adoración, oración, lectura de la Palabra y congregarte. No basta con hablar de Dios a nuestros hijos, hay que presentárselos y regalarles el tesoro de nuestra fe y nuestro amor por Dios. No les des una lista de “reglas”, Dios no es un Dios de prohibiciones, es un Dios de amor que nos enseña lo que nos conviene, ¿te gustaría que tus hijos vivan el cristianismo como tú lo estás viviendo? Si hay que hacer cambios ¡Hazlos ahora!
  • Lo que más seguridad da a nuestros hijos es ver que papá y mamá se aman, sentirán que son fruto de amor, que son amados, es bueno expresar que nos amamos delante de nuestros hijos. (Por favor si eres una madre cabeza de hogar por la ausencia del padre de tu hijo, hay un capítulo dedicado a ti, pues estoy consciente que cuando yo recorro una milla, tú recorres dos).
  • Ten tus prioridades en orden y evalúa continuamente que no las cambies, tu familia es prioridad, organízate para tener un equilibrio.
  • Hay que aprender a trabajar en equipo con tu esposo para cubrir las diferentes actividades de nuestros hijos; sus presentaciones, partidos, juntas, trabajos en equipo, exámenes.
  • Lean y cenen como familia cada noche, deja que tus hijos comenten lo que aprendieron en la escuela, pueden leer cuentos con enseñanzas, devocionales, libros dirigidos para niños y por supuesto que el sustento de estos materiales sean los principios bíblicos.
  • Enseña en forma planeada y consistente la lectura bíblica, recalca siempre el corazón de Dios, su carácter, su amor, la obra redentora de Jesús y enséñalos a vivir una comunión con el Espíritu Santo, que les revelará el amor de Dios.
  • Traten de comer todos juntos al menos un alimento al día, sin prisa y con libertad de conversar cómo fue su día.
  • Tengan por costumbre abrazarse y expresarse su amor antes de dormir, afírmalos, míralos a los ojos y ámalos.
  • Decora su habitación con motivos llenos de alegría, colorido y frases del amor de Dios, en lo personal nosotros clavamos algunos cuadros pequeños de las promesas que Dios nos daba para cada hijo personalmente.
  • Ver películas con mensajes, es una buena forma de enseñar nuestros valores además de modelarlos nosotros mismos.
  • Bendícelos cada noche, imponiendo manos en familia antes de dormir (y si como hermanos han peleado, enseñarles a perdonarse y orar el uno por el otro bendiciéndose).
  • Mi esposo preguntaba en las noches a nuestros hijos antes de orar, si había pasado algo durante el día que afectara su corazón o que los conmoviera. Si ellos expresaban algún malestar les enseñamos a orar por eso y así se convirtieron poco a poco en pequeños intercesores.
  • Un principio de vida que a propósito deje al final, y que todas las mujeres debemos aprender y decidir vivir, es honrar a nuestros esposos. Sí, honrar al padre de nuestros hijos, yo sé que tal vez me dirás, no conoces a mi esposo, y es cierto, pero conozco a Dios y si nosotros no respetamos y valoramos a nuestro esposo ¿Cómo nuestros hijos lo respetarán? ¿Cómo nuestros hijos nos respetarán? Y lo más importante ¿Cómo honrarán a Dios Padre?

En esta generación, donde la imagen del padre ha sido ridiculizada en programas de televisión aún infantiles, en que muchos padres han abdicado porque nadie les enseñó el valor de ser un verdadero hombre, en que las mujeres salimos a competir con los hombres y en ocasiones creemos que no nos hacen falta, en una generación donde no se admira, ni se respeta a la autoridad, se vuelve urgente y vital volver al principio antiguo: “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.” Exodo 20:12

Anhelo que mis hijos cumplan el sueño de Dios en sus vidas, que lo adoren, que funden un nuevo hogar y vivan la cultura de honra que la Biblia me enseña. ¿Cómo honrarán a Dios a quien no ven, si no pueden honrar a su padre a quien sí ven? El Padre en el hogar tiene el privilegio y la gran responsabilidad que tú y yo como mujeres no tenemos, la de reflejar el carácter paternal de Dios, dejar fluir la naturaleza de Padre que Dios puso en él. Así como a ti y a mí no nos costó ser madres, en casi todos los casos es un proceso natural, así es el ser padre para nuestros esposos, pero deben descubrirlo y perdonar, si en su infancia hubo faltantes en esta área. El padre representa la autoridad de Dios en Casa. Entrena a tu hijo para que respete a papa, sé que no es perfecto. Pero si respeta a su papá, le será fácil respetar a Dios Padre.

Comentarios

comentarios

Por | 2017-01-29T18:17:39+00:00 30 Octubre, 2015|Matrimonios|