Los hombres y mujeres se necesitan mutuamente

A mi abuela le gustaba decir: “El mejor hombre para un trabajo es una mujer”. Como niño solía pensar que era una de las cosas más divertidas que mi abuela decía. Por supuesto, a esa edad, no entendí exactamente lo que significaba. Ahora, en una era de igualdad de derechos y feminismo, algunas personas pueden reformularlo para decir: “La mujer es mejor para cualquier trabajo”.

Una cosa es cierta, no podemos subestimar el beneficio y el valor que las mujeres aportan, especialmente al Reino de Dios. Incluso dentro de ese contexto hay mucho desacuerdo. ¿Está bien que una mujer predique a los hombres? Dejo contigo contestar esta pregunta. Pero sí sabemos estas cosas con certeza:

Primero, la comunidad de fe es más fuerte cuando las mujeres y los hombres están igualmente involucrados en el desarrollo espiritual de esa comunidad. Como hombre, he aprendido cómo las mujeres pueden aportar con ideas sobre la vida, sobre las relaciones, incluso sobre mis percepciones de Dios que, de otro modo, nunca las habría considerado.

Además, en muchos aspectos, ¡las mujeres son mucho más efectivas que los hombres! por regla general, las mujeres tienen mayor capacidad para lidiar con dos o más asuntos a la vez, mientras que mis compañeros masculinos encuentran mayor dificultad a la hora de enfrentarse al multitasking. (¡me incluyo!)

Las Escrituras son claras: los hombres y las mujeres se necesitan mutuamente. Ambos sexos son mucho más efectivos si se honran y se respetan mutuamente, trabajan en colaboración y encuentran fortaleza en sus diferencias. Incluso Dios adopta cualidades “femeninas”. Él se describe a sí mismo como una gallina que protege a sus polluelos, o como una madre lactante cuidando tiernamente a su recién nacido (Isaías 49:15).

Quizás nos sería más útil si centráramos nuestra atención, no tanto en los “roles” que los hombre y mujeres cumplen, sino en ver cómo nuestras relaciones complementarias pueden empoderar de manera más efectiva nuestra responsabilidad compartida de servir a nuestro Dios juntos.

Comentarios

comentarios

By |2018-03-04T11:14:24+00:004 marzo, 2018|Matrimonios|

About the Author: