La curcumina es la especia obtenida del rizoma ( tallo subterráneo de ciertas plantas)  de cúrcuma, una planta que proviene de la India y que ha sido muy utilizada dentro de la medicina natural.

En pocas palabras, al ser capaz de modular la señal de las moléculas proinflamatorias, la curcumina alivia la inflamación en casos de artritis y esclerosis múltiple. Y lo mejor de todo es que, al no tener efectos secundarios, constituye una solución natural segura para los pacientes.

En vista de ello, se considera que las personas sanas también pueden aprovechar los beneficios de la curcumina de forma preventiva.

Uno de los hábitos que ayuda en gran medida a que el alcance de los complementos alimenticios sea más potente viene a ser, evidentemente, la alimentación.

En este ámbito, la clave del éxito está en llevar un dieta equilibrada, con la menor cantidad de excesos posible, porciones suficientes, dentro de horarios de comida fijos.

Comentarios

comentarios