Las expectativas de él y ella

Las expectativas que suelen invadir los pensamientos de hombres y mujeres, que están por casarse, o que están casados, tienen que ver por lo general con los siguientes asuntos:

  1. Yo lo(a) cambiaré… Eso es una fantasía, solo Dios cambia a las personas.
  2. Me hará feliz… Nos casamos para ser de bendición a la otra persona y para ello debes haberte llenado de la fuente que es Dios.
  3. Sabrá y suplirá mis necesidades… La comunicación es una función activa y no pasiva. Toma la iniciativa de acercarte inteligentemente y con gracia a tu cónyuge.
  4. Sé que me entenderá… Para entender a alguien se requiere tiempo, cercanía emocional constante, confianza, conocerle más cómo es y cómo responde ante las diferentes circunstancias y áreas de la vida.
  5. El amor lo puede todo… El amor “cubre multitud de pecados”, “es eterno”, pero se requiere otras virtudes para que cubran todas las áreas del matrimonio, como: diligencia, sabiduría, servicio, justicia, etc.
  6. Eso no pude pasarnos a nosotros (enfermedades graves, tragedias, muerte, imposibilidad de tener hijos, etc.)… Debemos prepararnos aún para los peores escenarios porque “eso” sí podría pasarte.
  7. Tendrá un buen sentido del humor, simpatía y un donaire atractivo… En realidad los años, la ley de la gravedad y la rutina nos pasan factura a todos. Por ello debemos aceptarnos por lo que somos, obviamente sin descuidar también lo estético y hacer todo lo posible por sacarnos mutuamente una sonrisa.

Conclusiones

Cuando de expectativas se trata es mejor ser muy realistas, por ello sugiero cultivar las siguientes actitudes:

  1. Disfruta lo que tienes en vez de molestarte por lo que no tienes.
  2. Tu relación no será perfecta porque tú no eres una persona perfecta.
  3. Culpar al cónyuge de tu frustración y/o desilusión solo incrementa esos sentimientos.
  4. La comunicación es una función activa y no pasiva. Toma la iniciativa de acercarte inteligentemente y con gracia a tu cónyuge.
  5. Perdona y pide perdón.
Comentarios
Por | 2017-01-29T18:17:59+00:00 15 septiembre, 2015|Matrimonios|

About the autor:

Soy apasionado por mi familia, por las comunicaciones cristianas y por el café. Me encanta escribir y hablar, sembrar árboles y hacer negocios para el Reino de Dios. Me asombra la tecnología y el ciber-mundo donde me siento un forastero estupefacto.