La Verdadera Paternidad

Padre quiere decir dador de vida, el que implanta la vida, por tanto cuando no hay padre… ¡no hay vida!

La profecía de Jesús dice: PADRE ETERNO, o sea padre para siempre, y esa paternidad, Dios la ha implantado en nosotros, lo que pasa es que los padres no hemos aprendido a ser padres, nadie enseña a ser padre ni nadie nos ha enseñado las consecuencias de que no haya una paternidad.

Porque nos ha nacido un niño, se nos ha concedido un hijo; la
soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darán estos nombres:
Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz. Isaías 9:6

Se requiere de un padre y una madre para el milagro de la vida y si tú eres una mujer sola y el padre renunció a este llamado glorioso, entonces al estar bajo el amor de Dios, su amor fluye y el cubre esa paternidad.

Dios es Padre porque es dador de vida, el sopló sobre el hombre vida, y nosotros somos padres y ahora en nosotros está la semilla, por tanto hay que cuidarla, mantenerla y darle vida. Jesús dijo: yo he venido para que tengan vida y que la tengan en abundancia. (Juan 10:10)

Como padres debemos tener un compromiso de por vida

Páter. (Πατηρ) de una raíz que significa nutridor, protector, sustentador (latín, páter; castellano padre)

Para poder ejercer la paternidad sobre tus hijos, se necesita aprender a ser hijo (hijo de Dios), porque si no aprendes a ser hijo (hijo de Dios), no aprenderás a ser padre.
Hay gente que no puede ser hijo, y no entienden como ser hijo, no entienden como pueden ser apapachados, abrazados, como ser querido por un padre, un verdadero padre le da amor al hijo sin que lo merezca, por causa de que es hijo, por causa del título, por causa de lo que es, no por lo que hace, tú le das amor a tu hijo por causa de lo que es, no por lo que hace. Dios nos dio a Jesucristo porque es un buen padre, no por causa de lo que hacemos, sino por causa de lo que somos.

¡La instrucción viene del Padre!

Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre. Proverbios 1:8

Padre significa tambien, “el que da destino”. La instrucción real y verdadera para un hijo es la que proviene de sus padres, por eso dice oye hijo mío,  del padre viene la instruccion y viene el destino, si tú no tienes el corazón de tu hijo, él no va a recibir la instrucción, y sobre él no hay sabiduría e inteligencia. Cuando te has ganado el corazón, los hijos reciben sabiduría e instrucción, la falta de paternidad no trae sabiduría.

El pueblo se desenfrena cuando no hay sabiduría, actualmente hay un desenfreno por causa de falta de sabiduría.

Como padres hay un compromiso de orar por los hijos, porque cuando oramos marcamos su vida, con bendición que perdura y ellos alcanzarán su destino divino y diseño de Dios.

Comentarios
Por | 2016-06-07T17:15:38+00:00 7 junio, 2016|Familia|