Un coleccionista de arte fue estafado cuando pagó un elevado precio por una pintura que supuestamente era del maestro francés Marc Chagall. Los expertos en arte descubrieron que ese lienzo en realidad no había sido pintado por el maestro, si por un falsificador. ¿Qué es lo que hace que el ojo de un experto descubra si una pintura es verdadera o falsa? Su experiencia. El haber observado una y mil veces la verdadera.

No existe un engañador más grande que Satanás; no tiene rival. Además de ser un estafador consumado, es también un hábil falsificador. Su trabajo desde siglos ha sido el de engañar. Satanás trabaja con mentiras y falsedad, pensamientos destructivos y de condenación dentro de la mente y el corazón de las personas.

Como en el caso de los expertos en arte, la clave es vivir día a día la experiencia de la verdad a través del maestro, Jesús. Conocer y practicar lo que nos dice la palabra de Dios nos brindará el discernimiento necesario para reconocer lo verdadero y lo falso. En Jesús conoceremos la verdad y esta nos hará libres.

Comentarios

comentarios