La Sexualidad parte del Proyecto de Vida de Nuestros Hijos

Los adolescentes y jóvenes de esta generación enfrentan una presión impresionante para aceptar una vida sexualmente activa como una moda generalizada, en ocasiones esa presión se vuelve agresiva cuando involucra burlas, faltas de respeto y hasta acoso, si no preparamos a nuestros hijos a vivir esta realidad, será difícil que se mantengan. No basta con enseñarles, hay que entrenarlos, es imposible que vivan dentro de una burbuja, debemos darles herramientas, para que vivan con convicciones y compromisos.
Algunas recomendaciones prácticas:

  • – Primero, hablen con libertad del tema en casa, es decir desde pequeños hay que enseñarles con verdad el nombre de las partes de su cuerpo, las diferencias entre hombre y mujer, el cuidar y proteger sus partes íntimas.
  • – Que en el proyecto de vida de tus hijos se involucre el manejo de su sexualidad, su responsabilidad y compromiso
  • – Habla de los beneficios de vivir en pureza y las promesas de la palabra sobre esta área
  • – Muéstrales las consecuencias de vivir sin límites y llévales a comprometerse para no ceder, ni dar libertades, que no se pongan ni en horarios ni en lugares de riesgo, con otros chicos o chicas aun cuando sean familiares.
  • – Aunque parezca que todo mundo vive teniendo relaciones sexuales, no es verdad, se habla más de lo que se hace, solo para impresionar. Dios tiene un remanente radical
  • – Explícales la hermosura de experimentar juntos el “sello”, del pacto matrimonial: la primera relación sexual en la noche de bodas, ¡vale la pena esperar!
  • – Guardarse significa decir si a la pureza y no a todo sexo fuera del matrimonio incluyendo la pornografía.
  • – Entrénalos a dar respuestas convincentes, el no salva vidas.
  • – Forja la autoestima de tus hijos desde el vientre y durante toda su vida a tu lado, ya que una autoestima sana les da valor de mantener sus valores y convicciones.
  • – Tu autoridad moral depende de que vivas con compromiso verdadero
  • – Tu cercanía emocional te permitirá ser su mayor influencia y será fácil que amen lo que tu amas, (tus valores de vida).
  • – Su vida y propósito no son negociables, enséñales a vivir como jóvenes responsables con metas claras en su vida.
  • – Por último, no olvides una vida de oración unido a tu cónyuge por y con tus hijos. Dios es fiel.

“No tengamos pena de hablar de lo que Dios no tuvo pena en crear”

Comentarios
Por | 2017-10-10T18:05:14+00:00 10 octubre, 2017|Familia|