¿La Biblia al servicio de la Ciencia?

El traductor de Google y otras tecnologías para lenguajes han permanecido reservados durante mucho tiempo para los hablantes del inglés u otras lenguas mayoritarias.
Esto podría cambiar porque lingüistas de la Universidad de Copenhague -Dinamarca han producido tecnología del lenguaje que funciona, al mismo tiempo, para 100 idiomas pequeños y grandes. Para desarrollar un traductor confiable, se han basado en dos fuentes muy diferentes: versículos bíblicos y artículos de Wikipedia.
“La Biblia ha sido traducida a más de 1.500 idiomas, incluso la mayoría de los más exóticos y pequeños, y las traducciones son muy pulidas, lo que significa que podemos hacer modelos informáticos adecuados con sólo doscientas páginas de texto bíblico”, dicen los especialistas.
La enciclopedia en línea hecha por usuarios Wikipedia también ha demostrado ser una fuente muy útil para los investigadores, que utilizan sus textos para desarrollar recursos lingüísticos y traductores más eficientes.
Pero la utilidad de la palabra de Dios no sólo está en lo puramente estilístico o gramatical, sino fundamentalmente para enseñar, redargüir, corregir y para instruir en justicia a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
la Biblia no un mero libro de historia, ni un texto de psicología, o una publicación científica, o un libro impecablemente escrito. La Biblia es una carta amorosa de Dios, la descripción que él nos da acerca de quién es, de lo que él desea y cuáles son sus planes y propósitos para cada uno de nosotros.
El componente más significativo de este libro es la historia de nuestra separación de Dios a causa del pecado, y la provisión de él para nuestra restauración y comunión, a través del sacrificio de su hijo Jesucristo en la cruz.

Comentarios
Por | 2017-02-15T10:02:13+00:00 15 febrero, 2017|Vida Cristiana|

About the autor:

Tras una amplia trayectoria en diferentes medios de comunicación, escribiendo y leyendo noticias, me siento realizado, más aún cuando cada día, a través de los micrófonos de HCJB, puedo dar “buenas noticias” a los amigos de la sintonía. Anhelo seguir de la mano de “Papá Dios” no para ser un comunicador cristiano, sino un cristiano comunicador.