La autoridad interna crea respeto

El escritor John Haggai dice que la autoridad interna es lo que hace que una persona se gane el respeto de otros y le permita ejercer una poderosa influencia sobre los demás, en virtud de su propia identidad personal y de la solvencia de su carácter. Esta autoridad es algo visible en la persona y no depende de si es miembro de un club, de su puesto en la sociedad, de su raza, ni de su habilidad intelectual. Esta autoridad hace que el que la posee se destaque por encima de los demás.

La autoridad interna es diferente que la autoridad externa. Uno de los ingredientes de la autoridad interna es la individualidad, no el individualismo, que hace que el que la posee se destaque del resto del mundo y, como resultado de ello, otros consideren a esta persona como única y no como una más de un grupo, o de una clase, o de entre la multitud. Hay otros que desean estar cerca de esta persona por lo que él o ella significa, ya que su individualidad es auténtica y no aparente; es algo que siempre existe, no es algo que se puede fingir solo cuando hay alguien delante.

Una persona con autoridad interna es alguien que cree sinceramente en sí misma, cosa que se consigue comprendiendo, perdonándose y aceptándose uno mismo tal y como es. Es esta estima de uno mismo lo que le convierte a una persona en líder en su hogar, en su iglesia o en la sociedad.

Una persona con autoridad interna sabe quién es, en qué cree, cuáles son sus convicciones; sabe y conoce lo que necesita, tiene criterio y, además, sabe quiénes son las personas más importantes en su vida.

 

MDC/ag

Comentarios
Por | 2017-07-24T10:14:56+00:00 13 marzo, 2017|Vida Cristiana|

About the autor: