Ideas Prácticas para Mejorar la Comunicación en Pareja

La comunicación es fundamental en la vida de pareja, en la etapa de enamoramiento la comunicación es fluida. Luego al pasar el tiempo, la llegada de la rutina, los hijos y los problemas la mayoría de las parejas tienden a descuidar su comunicación.  Cuando los cónyuges solo se dedican a ser buenos padres y descuidan el hecho de que siguen siendo esposos, tienden a dejar de lado muchas actividades, conversaciones y citas que antes tenían, perdiendo de vista el hecho de que algún día el nido quedará vacío y cuando esto ocurra, puede suceder que al final del camino queden dos perfectos desconocidos que ya no saben estar juntos y menos aún estar solos.

La comunicación es al amor, como el agua es a las plantas, así que debemos cuidarla de manera intencionada ¿Qué podemos hacer?

Volver al trato amable y cordial. La familiaridad nos hace perder la amabilidad, damos por sentado que el otro debe atendernos y cuidarnos, y no agradecemos lo que hacen por nosotros, así que debemos volver a la amabilidad, las palabras mágicas: Por favor y gracias.

Escucharnos, esto suena elemental, pero con nuestros ritmos de trabajo acelerados, el internet y otras distracciones, dejamos de escucharnos, cuando su cónyuge esté hablando, tómese un tiempo para mirarle a los ojos y escuchar, hacer un comentario sobre lo que dijo o una pregunta, esto es una forma de valorar al otro y nos acerca. Mirar el celular o la Tv, es una forma de menosprecio y es una práctica que debemos evitar.

Tener tiempos intencionales para cultivar la comunicación ¿Cómo? Una cita semanal o quincenal, solos, sin hijos, ni amigos. ¿Qué hacer en esa salida? Pueden empezar con dos preguntas ¿Cómo estas hoy? Y escucharse, sin atacar o culpar, por ejemplo, uno dice “Hoy estoy cansado”, no diga “siempre estas cansada”, no, la idea es escucharnos con amor, podría decir “Ya veo has tenido un día difícil, ¿verdad? ¿Hay algo que podría hacer por ti?  Quizás el hombre (que no hablan mucho) diga “Estoy bien” no diga ¿eso es todo lo que tiene para decirme?, mejor diga: que bien, cuéntame que cosas te han hecho sentir bien esta semana. Otra pregunta buena para una cita es ¿Cómo estamos? Es decir, hablar de la relación – tú y yo-  tratando de ser positivos, cada uno debe primero decir algo positivo que ha visto y luego algo que le gustaría que mejorara.

Aprender a hablar en positivo, por ejemplo: en vez de decir “Nunca me abrazas” mejor decir “Me encanta cuando me abrazas, me das uno ahora”, debemos entender que la queja no es una buena forma de llegar a otros. Otro ejemplo para los varones, ante la negativa de tener intimidad sexual de la esposa, no diga “Siempre estas cansada”, mejor diga “Me encanta estar contigo, te extraño y te deseo” Hablar en positivo es mucho mejor, inténtelo y verá los resultados.

En momentos de peleas, inicie sus conversaciones en un tono bajo, evite usar el TÚ y adjetivos al reclamar, como por ejemplo “Tú eres un egoísta, solo quieres pasar don o de tus padres”, mejor diga: “Yo me siento muy frustrada de ir cada fin de semana a casa de tu papá, me gustaría que este fin de semana pasáramos como familia los cuatro y no ir a la casa de tus padres”. Esta forma es menos amenazante y puede generar un dialogo más saludable.

Finalmente, es importante aclarar que las parejas deben trabajar sus heridas pasadas, si hay algo sin perdonar, difícilmente la comunicación diaria podrá ser fluida y amorosa, al contrario, hasta la más mínima cosa puede ser causa de enojo. Así que ánimo, a cuidar su relación de pareja y a trabajar en ella.

 

Ediana Marín, Magíster en Intervención y Asesoramiento Familiar Sistémico

Escritora de “Intimidad emocional en el matrimonio”, “La locura de la infidelidad “y “Escuela para padres”

Ministerio Vínculos para el cambio

Facebook: Vínculos para el cambio

Telf. 0987620211

Comentarios

comentarios

By | 2017-03-03T10:52:43+00:00 3 Marzo, 2017|Matrimonios|

About the autor: