Estrategias para implementar tu propio negocio (Parte 1)

A lo largo de varias publicaciones hemos compartido sobre recomendaciones y herramientas para emprender.

A partir de ahora, contando con la base de lo previamente compartido, es la intención de reunir todo eso en una serie de estrategias relacionadas que te permitan seguir un proceso lógico para implementar un negocio propio.

En este post comenzaré por la estrategia número 1, la cual busca que “pruebes” lo que deseas ofrecer (propuesta de valor) con el mercado de clientes al que pretendes venderlo.

Así como una fruta no se puede comer antes de que madure porque normalmente indigesta, tampoco se puede pretender implementar un negocio sin previamente probar que existe un mercado de clientes dispuesto a comprar lo que se le pretender vender. Antes de pensar el “cómo”, el “dónde” y el “cuándo” de tu idea de negocio, trabaja muy bien el “qué”, evaluando la aceptación de la propuesta de valor de dicha idea de negocio.

Siguiendo la primera regla de todo emprendedor inteligente, a saber: “falla rápido y barato”, existen varias técnicas para probar tu propuesta de valor en el supuesto mercado objetivo, sin invertir mucho ni tampoco perjudicar tu idea de negocio. La técnica que mejores resultados me ha dado se llama “grupos focales”.

Los grupos focales tratan sobre reunir a algunos de los posibles clientes de tu propuesta de valor (no más de 10 personas)  y consultarles a través de un diálogo dirigido sobre qué opinan de tu producto y/o servicio, sus funcionalidades, beneficios supuestos y temores que pueda generar su consumo.

A través de esta técnica, en ese momento, no busques convencer al grupo focal de tu idea, sino pretende con la mayor objetividad posible juzgar la misma, de manera tal de aprender más sobre el posible mercado objetivo, mejorando tu idea o quizás cambiándola por completo.

Realiza tantos grupos focales como necesites, reuniendo a diferentes actores cada vez, exponiendo tu idea de forma verbal, utilizando alguna presentación gráfica o, si es posible, un prototipo muy sencillo de la misma.

Al final del ejercicio de grupos focales habrás aprendido más sobre el mercado, tu propuesta de valor y, quizás, no te sorprendas si a tu idea de negocio tendrás que realizarle varios cambios o desecharla.

Recuerda, al contrario de lo que comúnmente se piensa, que la clave de emprender un negocio propio no es tenacidad ni tozudez, sino inteligencia para encontrar algo, un nicho de valor, que el mercado esté necesitando.

Para construir algo tan apasionante pero difícil al mismo tiempo, como es el caso de un negocio propio, debes comenzar colocando los cimientos sólidos de un claro conocimiento del mercado y sus necesidades, más allá de tu idea de negocio que podrá o no ser excelente.  Es así que esta estrategia número 1 es fundamental.

Si tienes dudas sobre cómo implementar esta estrategia para tu idea de negocio, puedes comentar a este post o contactarme, con gusto estaré allí.

Fernando Sánchez G.
FS & ASOCIADOS INNOVACIÓN ESTRATÉGICA
Web: www.fsasociados.biz
Teléfono: 02 3325630
Mail: fernando@fsasociados.biz
Facebook: FS Asociados Innovación Estratégica

Comentarios

comentarios

Por | 2017-01-29T18:15:29+00:00 27 Diciembre, 2016|Economía|

About the autor: