En el ADN de todo ser humano hay un llamado especial de Dios para su obra, así lo asegura Ester González, misionera argentina.

Comentarios

comentarios