En Jesús permanecemos íntegros

El compositor Robert Schumann truncó su carrera como pianista al atar el dedo medio de su mano derecha para tocar como lo hacia otro músico virtuoso de su época. Lo único que consiguió al tratar de imitar al modelo equivocado, fue una parálisis en su mano y malogró sus sueños para siempre.

Hay una tendencia natural a imitar aquellos modelos humanos que al final echan a perder sueños y anhelos. Si hay alguien digno de imitar en este mundo es Jesús. Él es el mejor modelo de integridad, justicia y amor. Imitarle a él no echará a perder nuestros sueños y anhelos, al contrario, hará cosas más grandes de lo que podemos imaginar y nos sostendrá con promesas de vida eterna.

No trunquemos nuestra carrera por ir detrás de modelos temporales. Sólo a través de Jesucristo, permaneceremos eternamente.

Comentarios

comentarios

Por | 2015-09-16T09:05:19+00:00 16 Septiembre, 2015|Vida Cristiana|

About the autor:

Tras una amplia trayectoria en diferentes medios de comunicación, escribiendo y leyendo noticias, me siento realizado, más aún cuando cada día, a través de los micrófonos de HCJB, puedo dar “buenas noticias” a los amigos de la sintonía. Anhelo seguir de la mano de “Papá Dios” no para ser un comunicador cristiano, sino un cristiano comunicador.