El Temperamento Como Parte de Nuestro ADN

Todo ser humano se distingue de otro por sus rasgos físicos, pero también por las diferentes formas de  expresión y comunicación hacia sí mismo y hacia los demás.

Sin embargo a pesar de ser tan distintos contamos con rasgos similares de comportamiento que nos coloca dentro de un tipo de temperamento, el cual es responsable de ciertas actitudes y respuestas frente a ciertos estímulos. Por ejemplo: si tuviste un mal día, tal vez llores mientras otra persona con un mal día se enoje consigo mismo, como respuesta a lo que vivió, un mismo escenario dos respuestas totalmente opuestas.

Se dice que no podemos cambiar el temperamento, y no tengo duda de aquello, pero pienso que al estar conscientes sobre el tipo de temperamento que poseemos nos da una gran ventaja sobre el uso racional y consciente de nuestras habilidades y debilidades frente al resto. Es decir no podemos cambiar pero podemos mejorar y lograr entender el comportamiento de otras personas evitando juzgarles sin piedad.

Existen cuatro tipos de temperamentos, ninguno mejor o peor que otro, simplemente diferentes.

Sanguíneo

Normalmente las personas que pertenecen a este tipo de temperamento, son personas cálidas, amables, sociables y vivaces que tiene por defecto tomar decisiones solo basadas en emociones, se enoja con facilidad, sin embargo no es una persona que guarde rencores a largo plazo.

Flemático

El flemático o la flemática son considerados personas que se acomodan a las circunstancias, fiables, organizadas, de pocas palabras, conciliador, y  analítico. En ciertas ocasiones tiende a ser pesimista, temeroso, egoísta y rara vez muestra sus emociones.

Colérico

Cuando escuchamos este término no es difícil de imaginar a que se refiere. Las personas pertenecientes a este temperamento, son personas poco emocionales, donde la razón pesa más que los sentimientos, son voluntariosos autodeterminantes y firme en sus decisiones. Tiene como rasgo principal la impaciencia y la exigencia en los detalles, vela por sus intereses y busca sobresalir en todo momento.

Melancólico

La persona que posea este tipo de temperamento tiende a ser reflexiva, sensible, confiable y tierno. Sin embargo por su misma naturaleza resulta siendo pesimista, depresivo, orgulloso y egocéntrico.

El conocer nuestro tipo de temperamento nos permite tener conciencia sobre las habilidades para potencializarlas, y las debilidades aprender a controlarlas. El aprender a identificar el temperamento de las personas con quienes interactuamos nos ayuda en gran manera a entenderlos y generar empatía al momento de socializar.

Comentarios
Por | 2017-02-21T17:12:59+00:00 21 febrero, 2017|Vida Cristiana|

About the autor:

Amo cada cosa que hago. Mi vida siempre ha estado relacionada con los medios, tanto de televisión como de radio, entornos que han aportado mucho a mi crecimiento personal y profesional. Me encanta el poder relacionarme con gente nueva y compartir tiempo en familia mi más grande bendición. Estoy agradecida con Dios y convencida que sus propósitos para cada ser humano siempre son grandes y perfectos.