El Privilegio del Llamado

Cuando recibimos la revelación del amor de Dios y vivimos la plenitud de una relación íntima con Jesucristo la respuesta en nuestro corazón es adorarlo, es reconocer que nuestra vida tiene sentido al adorarlo y al vivir estableciendo su misión. Cuando Jesús llamó a Mateo en Mateo 9:9 la única palabra que utilizó fue sígueme; ¿Qué implica este sígueme?

  1. Recibir a Jesús como Señor y Salvador de nuestras vidas, como el Mesías esperado, como el deseado de nuestro corazón
  2. También es recibir su enseñanza vivirla y transmitirla
  3. Nos hemos enrolado en la visión de Dios y su misión; establecer el reino de los cielos a través del evangelio, es más importante que mis intereses personales

Cuando nosotros como Mateo decidimos seguir a Jesús es un compromiso de por vida, el sígueme es vivir sobre su huellas, es hacer las obras que Cristo hizo y aún mayores.

En Marcos 3:13 nos habla que cuando Jesús escogió y estableció a los 12, primero subió al monte para orar y literalmente dice que llamó a los que el quiso, es decir que debemos reconocer el privilegio de haber sido elegidos por Dios. En realidad todo ser humano es llamado por Dios, por eso la escritura dice muchos son llamados pero pocos los escogidos, no entendía esta escritura hasta que reconocí que Dios no hace acepción de personas, el lanza la red a todo aquel que lo invoca y la forma en que respondemos al llamado nos hace escogidos; depende de nuestra respuesta a su llamado lo que nos enrola en su gran misión, que se convierte en nuestra misión de vida. Jesús nos escogió no por nuestras fortalezas, nuestro trasfondo o nuestros logros simplemente porque Él quiso, nos amó al punto de confiar su sueño en nuestras manos, entendemos que por amor nuestro sueño se une a su gran sueño. En este pasaje la escritura dice que Jesús escogió a los 12 para tres cosas:

  1. Para estar con Él, nos hemos equivocado la mayoría quiere hacer para Él y olvida estar con Él, nuestro llamado primario es cultivar nuestra relación con Jesucristo es conocer los secretos de su corazón, que el latido de nuestro corazón se haga uno con el suyo hasta, llegar a cumplir lo que dice la escritura: el que se une a Dios un solo espíritu es con Él, antes de levantarte para hacer, por favor quédate a estar con el
  2. Los envío a predicar; porque he estado con El, porque conozco su corazón me levanto y predico de lo que he vivido, de lo que he recibido al estar con El no solo se trata de reproducir mensajes o de entretener a la iglesia, la palabra revelada por el espíritu vivifica. Podemos predicar lo que Jesús está hablando a nuestro corazón y podemos modelarlo con nuestra vida, porque estamos con El.
  3. Les dio autoridad para sanar enfermedades y echar fuera demonios, la autoridad de Jesucristo nos ha sido delegada en su nombre pero es una autoridad que nace de reconocer la obra redentora de Jesucristo y vivir en el poder de su resurrección. Esa autoridad en realidad es un fruto de mi amor por el Señor, creo fielmente sus promesas y puedo dárselas a otros, vivo en su sanidad y oramos por ver los milagros, porque amo a Jesucristo, Él lo ha prometido y no se puede dudar de quien se ama. El secreto de una vida de fe es tener una vida genuina de adoración, estar con El conscientes de su presencia continua, conscientes de su amor y responsable de mi compromiso de por vida con Él.

Comentarios

comentarios

Por | 2017-04-05T11:07:17+00:00 14 Marzo, 2017|Vida Cristiana|

About the autor: