El mundo recibe el 2016

Foto: El Telégrafo

Los habitantes de las islas de Kiribati y Samoa fueron los primeros en celebrar la llegada del 2016 con fiestas, fuegos artificiales y otras celebraciones propias de esas latitudes en el Pacífico Sur.

Los siguientes en saludar el nuevo año fueron Tonga, Fiyi, Nueva Zelanda y Australia. El derroche de fuegos pirotécnicos por encima del icónico puente de la bahía de Sídney y de su Ópera es cada 1 de enero el primer gran espectáculo de Año Nuevo, alrededor de 1,5 millones de personas se congregaron para despedir el 2015 con este show, donde la Casa de la Ópera y el puente Harbour fueron protagonistas.

En Melbourne, al menos 11 millones de toneladas de fuegos pirotécnicos se utilizaron para recibir al 2016, según reseña el Telégrafo del Reino Unido.

En Asia, en Oriente Medio, en África, en Europa y finalmente en América, millones de personas celebrarán en las calles las 12 campanadas de medianoche entre fuegos artificiales, conciertos y espectáculos de luz.

Fuertes medidas de seguridad 

Las festividades en Europa serán, sin lugar a dudas, las más afectadas por el contexto de amenaza yihadista. Bruselas (Bélgica) decidió anular los festejos, mientras que otros países pusieron en alerta máxima a sus fuerzas del orden como Turquía, donde se frustró un atentado suicida en Ankara.

París (Francia), todavía conmocionada por los ataques del 13 de noviembre, tampoco verá su cielo iluminarse con efímeros destellos multicolor. La tradicional celebración de Año Nuevo se mantuvo en los Campos Elíseos, pero se llevará a cabo de manera sobria y entre medidas de seguridad reforzadas.

La emblemática Plaza Roja de Moscú (Rusia), tradicional punto de encuentro en Año Nuevo, permanecerá, por su parte, por primera vez cerrada al público por temor también a un atentado.

En Madrid (España) la policía limitará a 25.000 el número de personas autorizadas a tomar las doce uvas a medianoche en la Puerta del Sol, mientras que, en Londres, los fuegos artificiales a orillas del Támesis serán de nuevo de pago.

En Egipto, donde las autoridades buscan desesperadamente atraer de nuevo a los turistas, se han previsto importantes celebraciones ante las pirámides de El Cairo, con numerosos artistas invitados.

Nueva York, en Estados Unidos, sí espera acoger por su parte un millón de personas en Time Square para festejar la llegada de 2016 con las actuaciones de artistas como Demi Lovato o Jessi J, pese a un importante dispositivo de seguridad.

La capital de Sierra Leona, uno de los países de África del Oeste más afectados por el ébola, hará todo lo posible para recuperar su puesto en la clasificación de mejores ciudades donde salir de fiesta. Hace 12 meses, Freetown estaba completamente desierta a causa del virus.

Fuente: El Telégrafo

Comentarios

comentarios

Por | 2017-01-29T18:17:00+00:00 31 Diciembre, 2015|Noticias|

About the autor: