El matrimonio nos potencializa

Quizás hemos oído la frase, “la unión hace la fuerza” o “unidos venceremos”, y otras como “divide y vencerás” o “reino dividido se acaba”.

La Biblia dice: ¡Dos son mejor que uno!

El libro de Eclesiastés señala que «es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito. Si uno cae, el otro puede darle la mano y ayudarle; pero el que cae y está solo, ese sí que está en problemas. Del mismo modo, si dos personas se recuestan juntas, pueden brindarse calor mutuamente; pero ¿cómo hace uno solo para entrar en calor? Alguien que está solo, puede ser atacado y vencido, pero si son dos, se ponen de espalda con espalda y vencen; mejor todavía si son tres, porque una cuerda triple no se corta fácilmente» (4.9–12 – NTV).

Vemos que en el matrimonio la pareja puede estar de acuerdo para hacer las cosas que hacen y alcanzar el éxito que desean por el hecho de ponerse de acuerdo, pero así también poder enfrentar los problemas juntos y salir delante de una forma triunfante.

” ¿Cómo se explican ustedes que un solo israelita hizo huir a mil soldados? ¿Cómo se explican que dos soldados hicieron huir a diez mil? ¡Si yo no cuidara de ustedes ni les hubiera dado la victoria, ustedes no habrían podido vencerlos!” Deuteronomio 32:30 TLA

Una de las primeras cosas que podemos ver en este versículo es el sinergismo, palabra que, nos describe una potencialización cuando logramos una verdadera unidad.

“Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos”. Mateo 18:19 LBLA

Podríamos ponernos de acuerdo para orar por alguna situación específica, quizá en el matrimonio lo podríamos hacer de una mejor forma por cuanto estamos encaminados a un mismo fin y beneficio en común por cuanto lo que es bueno para uno, lo es para el otro cónyuge también.

Donde quiera que estemos y guardamos nuestro testimonio porque le amamos y aunque podamos estar llenos de bendiciones espirituales y materiales y tener una linda vida en la tierra; más fuerte es nuestra esperanza para estar con Él porque nuestro corazón reboza de amor por Él y nada es mejor que estar en Su presencia; entonces podemos podernos de acuerdo para atraer la presencia de nuestro Señor Jesucristo, pero antes que Él se manifieste en Su segunda venida, recibiremos un espíritu de gracia donde veremos el favor de Dios para alcanzar el nivel que necesitamos para poder participar de la bendición de estar con Él.

Debemos recordar que Dios prometió que derramaría sobre nuestra vida un espíritu de súplica y un espíritu de oración, los cuales al unirse hacen la sinergia que Dios desea que tengamos para comunicarnos con Él de una forma inmediata, que verdaderamente tengamos una facilidad extraordinaria para estar comunicándonos con Él porque eso es lo que Dios desea, escucharnos en todo momento.

El matrimonio es una fortaleza, un muro inquebrantable cuando hemos discernido que, “lo que Dios ha unido no lo separe el hombre”, y que en la unidad entre cónyuges y en la unidad con Dios, entonces afectaremos al mundo, impactaremos nuestra sociedad.

Comentarios
Por | 2017-01-29T18:17:18+00:00 9 diciembre, 2015|Matrimonios|