El juego de nómadas y sedentarios

Las esposas consideran a sus esposos malos o buenos maridos según salgan con ellas o no. Mientras tanto, el hombre evita salir de casa por razones como:

a)   Evitar ser vulnerables ente peligros por la falta de seguridad en las calles, por su dificultad de sortear los diferentes gastos que se presentan en una salida, porque podría no estar en un ambiente donde él no se sienta seguro emocionalmente como en reuniones de familiares o laborales de su cónyuge, etc.

b)   Evitar ser criticados desde el momento de elegir incorrectamente la ropa a la hora de salir hasta no saber cómo reaccionar y tratar conductas impropias de sus hijos cuando están fuera de casa, etc.

c)   Evitar la fatiga y no consumir las reservas de energía que requiere para seguir con la jornada laboral entrante.

d)   Por carencias emocionales y físicas a las que ha sido sometido durante la semana, por ejemplo: poca atención de su esposa en lo gastronómico o escaso interés sexual por parte de ella.

e)   Evitar conversaciones y dar explicaciones sobre temas pendientes que él prefiere no conversar por alguna razón. Muchas esposas procuran aprovechar estas salidas parta abordar esos temas pendientes.

 Las formas de tratar la resistencia de un hombre para salir de casa pueden ser:

a)    Proponga actividades energizantes, cargadas de adrenalina dentro o fuera de casa con actividades desde lo culinario hasta los deportes extremos.

b)    Descansar (dormir) previo a la salida las ocho horas recomendadas para que el cuerpo se recupere física y emocionalmente.

c)    Propiciar tiempos para el buen humor y crear ambientes de frescura en casa con aromas que le encanten a él.

d)    Planifique con suficiente tiempo una salida por más pequeña que sea.

e)    Determine y consensue con su cónyuge  la forma de disciplina que aplicarían a los hijos fuera de casa en coso de ser necesario.

El cuidado y la atención que los cónyuges deben darse entre sí es una responsabilidad fundamental que Dios delega a casa uno en la pareja.

Comentarios
Por | 2015-09-28T18:55:47+00:00 28 septiembre, 2015|Matrimonios|

About the autor:

Soy apasionado por mi familia, por las comunicaciones cristianas y por el café. Me encanta escribir y hablar, sembrar árboles y hacer negocios para el Reino de Dios. Me asombra la tecnología y el ciber-mundo donde me siento un forastero estupefacto.