El hombre y su voluntad

…para ser paciente, sensible y afectivo

Si hay algo en nosotros verdaderamente divino es la capacidad que tenemos de dirigir nuestras emociones.
El hombre es responsable de administrar sus estados de ánimo y de su forma de actuar ante las personas. La paciencia, sensibilidad y afectividad son una virtud del amor.

“El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso, ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas”. 1 Corintios 13:4,5.

…para conseguir lo que se propone

Reflexionar sobre la relevancia que tiene el ejercicio de la voluntad en el hombre es un gran desafío hacia el compromiso. Si tuviésemos suficiente voluntad casi siempre tendríamos medios suficientes. A nadie le faltan fuerzas; lo que a muchísimos les falta es voluntad pues el que tiene la voluntad tiene la fuerza, dice un proverbio.

“Ustedes saben que en una carrera todos corren, pero solamente uno recibe el premio. Pues bien, corran ustedes de tal modo que reciban el premio”. 1 Corintios 9:24.

Los medios para ayudarnos a lograr relaciones duraderas y saludables están disponibles, solo nos falta la voluntad para vivirlo.

Comentarios

comentarios

Por | 2017-01-29T18:18:27+00:00 8 Julio, 2015|Matrimonios|

About the autor:

Soy apasionado por mi familia, por las comunicaciones cristianas y por el café. Me encanta escribir y hablar, sembrar árboles y hacer negocios para el Reino de Dios. Me asombra la tecnología y el ciber-mundo donde me siento un forastero estupefacto.