El evangelio está en peligro

Un miembro de la Filarmónica de Los Ángeles, dejó su violonchelo Stradivarius en la puerta de su casa. De allí fue robado por alguien que pasaba por el lugar. Luego llegó a las manos de una enfermera, de un hombre, y de un carpintero que estuvo a punto de convertirlo en un aparador para discos compactos. En pocos días el instrumento, una joya sobre cuyo valor nadie pareció haber reparado, finalmente fue devuelto a su legítimo dueño.

Hay una verdadera joya que puede pasar sin ser realmente valorada y ese es el Evangelio. El evangelio es el mensaje acerca de Jesús, de lo que Él ha hecho para que podamos ser reconciliados con Dios. Cuando conocemos el evangelio, comprendemos también que es algo de inmenso valor, en el cual están escondidos todos los tesoros de sabiduría y conocimiento.

Por su incalculable valor, el evangelio también está en peligro. No de que alguien se lo robe, sino de ser cambiado, confundido, o perdido. Jesús dijo: “La palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió”. Por eso tenemos que cuidarlo. No guardándolo en un lujoso estuche o en un carro blindado. Lo cuidamos cuando lo estudiamos con entusiasmo, lo defendemos y lo vivimos diariamente como un testimonio para aquellos que no conocen su valor eterno.

Comentarios

comentarios

Por | 2015-07-15T09:04:02+00:00 15 Julio, 2015|Vida Cristiana|

About the autor:

Tras una amplia trayectoria en diferentes medios de comunicación, escribiendo y leyendo noticias, me siento realizado, más aún cuando cada día, a través de los micrófonos de HCJB, puedo dar “buenas noticias” a los amigos de la sintonía. Anhelo seguir de la mano de “Papá Dios” no para ser un comunicador cristiano, sino un cristiano comunicador.