El desafío de emprender en tiempos actuales

Emprender es una labor de personas valientes, dispuestas a asumir riesgos inteligentes, con creatividad, audacia y pasión por hacer que las cosas pasen.

No obstante, emprender es también una responsabilidad que implica administrar recursos propios y/o de terceros en pos de incubar una idea de negocio… Luego, la mejor forma de cargar con dicha responsabilidad es aprendiendo a “fallar rápido y barato”, porque cuando de emprender se trata, cada falla es un aprendizaje, siempre y cuando la falla no nos “cueste” en exceso al punto de quebrar nuestras expectativas, confianzas y recursos disponibles.

Un importante estudio que se publica anualmente, denominado Global Entrepreneurship Monitor GEM (Monitor de Emprendimiento Global), elaborado por dos instituciones educativas de alto nivel, evalúa entre varios indicadores, uno denominado Tasa de Emprendimiento Temprano (TEA – Total Early Stage Entrepreneurial Activity), en un universo de 66 países, los cuales representan el 69.2% de la población mundial, al año 2017. El indicador TEA establece el porcentaje de personas en edad laboral (18 a 64 años) involucradas en un emprendimiento con una madurez no mayor a los 42 meses.

Particularmente, Ecuador ocupa el segundo lugar en el ranking GEM, luego de Burkina Faso, con un TEA del 32%, lo que indica que 32 de cada 100 personas en edad laboral emprende algún tipo de idea de negocio, al momento con una madurez no mayor a los 42 meses. Si lo comparamos con el TEA promedio del continente europeo que es del 8.5%, sorprende a primera vista la diferencia entre dicho continente en su totalidad y Ecuador.

Sin embargo, el continente europeo – el cual contiene 4 de las 10 mayores economías del mundo, a saber: Alemania, Reino Unido, Francia e Italia, según el ranking del Banco Mundial – posee “menos” emprendedores, pero “más” emprendimientos conocidos que llegan a acelerarse, crecer, generar empleos e internacionalizarse, cuestión que en Ecuador todavía no se observa de forma representativa.

¿A cuáles conclusiones nos permiten abordar dichos datos? Una de ellas, derivada de la evidencia y el sentido común, es que una tasa de emprendimiento temprano más alta no necesariamente implica mayor desarrollo económico.

Sin duda, entonces, en Ecuador necesitamos aún emprendimientos con mayor valor agregado, conteniendo propuestas de valor diferentes, que generen trabajo para más personas y que sean capaces de internacionalizarse. Para ello, una cuestión clave es el rol del Estado como facilitador del dinamismo emprendedor… Pero no toda la responsabilidad recae sobre el rol estatal, más bien una parte importante de ella es del emprendedor por si mismo. Sí, el emprendedor debe asumir su parte de la responsabilidad trabajando en tres aspectos fundamentales de su realidad propia, a saber:

  • Formación porque es necesario aprender a emprender.
  • Inducción porque buscar consejo es de sabios.
  • Relación porque con los aliados estratégicos correctos un emprendimiento se potencia.

Como emprendedores debemos estar dispuestos a trabajar continuamente nuestras capacidades de formación, inducción y relación para desarrollar negocios de mayor valor, innovación y perspectiva de futuro… ¿Estás dispuesto a asumir el desafío? Si es así, comienza hoy desde tu realidad emprendedora a marcar la diferencia, porque emprender es de valientes.

Gracias por tu seguimiento y, si lo deseas, puedes descargar los audios de las entrevistas en la página de la radio, en la sección HCJB En Casa (aquí el link).

Fernando Sánchez G.
FS & ASOCIADOS INNOVACIÓN ESTRATÉGICA
Web: www.fsasociados.biz
Teléfono: 02 3325630
Facebook: FS Asociados Innovación Estratégica
Mail: fernando@fsasociados.biz

Comentarios

comentarios

Por | 2017-06-23T11:04:54+00:00 23 Junio, 2017|Economía|

About the autor:

Soy Vero, me encanta leer, cantar, reír y comer chocolate. Mi anhelo es ser una mujer que anima a quienes tiene cerca. Mi esposo y mis dos hijos son la forma tangible en que Dios me muestra su amor cada día. Me apasiona la radio porque es una herramienta poderosa para compartir esperanza y alegría.