El amor de Isaac y Rebeca (La Galería de la Fe)

Hoy nos hemos asomado a los amplios pasillos de la Galería de la Fe para encontrarnos con un cuadro enternecedor que refleja muy bien la manera cómo se llevaban Isaac y Rebeca, dos esposos mayores que estaban en una tierra extranjera sobreviviendo a un tiempo de economía escasa. Al llegar a la región de Gerar, Isaac, el hijo de Abraham, al notar que Rebeca, la dama que tiene como esposa, era una preciosa mujer, le pide que por favor diga que es su hermana y no su esposa. Ello debido a que él calculaba que en esas tierras donde no había temor de Dios cualquiera podría matarlo sólo para robarle a su amada.

El plan parecía marchar bien, además su papá Abraham también lo había ejecutado de igual manera. Pero sucede que Isaac es de esos esposos que mima a su amada, que la acaricia y que le dice cosas lindas al oído. A la vez que se siente complacido cuando su esposa le pasa su suave, pequeña y delicada mano por el rostro o por el cabello, le habla a un centímetro de su boca y le da tiernos besitos.

Y aconteció que en uno de esos días en que los dos estaban en un lugar donde se supone que no iban a ser detectados por algún paparazzi, el rey Abimélec, asomándose por la ventana, vio la escena y se sorprendió. ¡Ajá! Dizque hermanos, estos dos son pareja y se aman de verdad, concluyó el monarca.

Razón por la cual mandó llamar a Isaac y lo confrontó. Isaac entonces no tuvo más remedio que decir la verdad y confesar que temía que la gente del lugar al ver la belleza que tenía como esposa, intentara matarlo y quitársela.

De todas maneras la historia terminó bien, pues dicha situación fue aprovechada por Dios para resolverla de forma muy favorable para Isaac y Rebeca. Y seguro que a partir de ese día, aunque fueran mayores, los dos ya no tenían reparos en demostrar su amor. Dos corazones unidos amorosamente por los invisibles hilos de la voluntad divina, Isaac y Rebeca en la Galería de la Fe.

Comentarios
By | 2018-02-15T12:44:54+00:00 15 febrero, 2018|Vida Cristiana|

About the Author:

Tras una amplia trayectoria en diferentes medios de comunicación, escribiendo y leyendo noticias, me siento realizado, más aún cuando cada día, a través de los micrófonos de HCJB, puedo dar “buenas noticias” a los amigos de la sintonía. Anhelo seguir de la mano de “Papá Dios” no para ser un comunicador cristiano, sino un cristiano comunicador.