Dudas para cobrar las planillas en títulos-valor

Expreso

El Estado ha implementado un mecanismo para pagar a los contratistas las facturas pendientes, de manera que estos puedan a su vez cancelar las deudas acumuladas en impuestos con el Estado. Y todo sin un solo billete de por medio. El pago del Estado al constructor y del constructor al SRI (Servicio de Rentas Internas) se podrá efectuar mediante títulos-valor, que serán emitidos por el Banco Central de Ecuador (BCE).

Así lo dispone una resolución de la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera del 30 de junio, que responde a un pedido que hizo la industria de la construcción al Gobierno cuando se anunciaba la Ley de Remisión de Multas, Intereses y Recargos.

A este sector se le hacía difícil, según explicaba a EXPRESO en su día Enrique Pita, presidente de la Cámara de la Construcción de Guayaquil, acogerse a esta amnistía tributaria si aún no cobraba lo pactado por los proyectos desarrollados para instituciones públicas.

Ahora, su deuda será reconocida mediante títulos del Banco Central del Ecuador. Estas emisiones podrán utilizarse para pagar tributos y cualquier otra deuda con el Estado. Pero hay un límite: el BCE podrá emitir en papel hasta un máximo de 50 millones de dólares. Además, se indica que la emisión debe quedar dentro de los límites de sostenibilidad de la balanza de pagos.

Los valores emitidos solo podrán ser negociados con el ente regulador a un plazo de 30 días y por su valor nominal, es decir del 100 %. Serán de renovación automática y estarán respaldados en su totalidad con los activos del Banco Central del Ecuador.

Este mecanismo es considerado un “éxito”, sostiene Pita, a pesar de que hay puntos por aclarar. El más importante es el que afecta a los constructores que aún no han cobrado lo prometido por sus proyectos y ni siquiera han emitido sus facturas. Tan solo tienen planillas que justifican la deuda pendiente de pago.

“Las deudas que registra el Estado son las facturadas y no las que solo están a nivel de planillas. Estas están aprobadas, pero las instituciones no autorizan a los contratistas a presentar las respectivas facturas”, aclara el representante de la construcción. Hay que aclarar si la liquidación mediante títulos-valor se aplicará a las planillas y, para ello, han solicitado una cita con el Ministerio de Finanzas y el de Obras Públicas.

El impacto de esta medida en las arcas del Estado es difícil de calcular, dado que los contratistas no han revelado la cuantía de lo que deben en impuestos ni de lo que tienen pendiente de cobrar por sus contratos públicos.

Tampoco hay cifras, más allá del 26 de mayo, de lo recaudado por la entrada en vigor de la Ley de Remisión de Multas, Intereses y Recargos. En los primeros 15 días, los contribuyentes cancelaron hasta 48,1 millones de dólares en deudas pendientes con el SRI y casi 258.000 se libraron de pagar las multas e intereses por mora.

Los constructores que hasta ahora no podían recibir la amnistía tributaria por falta de efectivo, tienen 16 días hábiles para acogerse al beneficio tributario que los libera del 100 % de los recargos si abonan la deuda completa. A partir del 29 de julio (hasta el 9 de septiembre), la condonación de la deuda solo será del 50 %. Los que tienen facturas deben apurarse. Expreso

Comentarios

comentarios

Por | 2015-07-08T10:03:52+00:00 8 Julio, 2015|Noticias|

About the autor: