Dios trabaja en los procesos

En Ecuador la gente está interesada por alcanzar metas más que por vivir procesos. De allí tenemos el Ekeko, las limpias, los amarres, el sígueme sígueme. Son expresiones de algo más profundo: quiero eso y no me importa qué debo hacer para obtenerlo. Al parecer no importa el camino siempre y cuando se consiga el objetivo.

Jesús tenía una meta, pero no se adelantó a ella, vivió el proceso.

Luego regresó con sus padres a Nazaret, y vivió en obediencia a ellos. Y su madre guardó todas esas cosas en el corazón.
Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en el favor de Dios y de toda la gente.
Lucas 2:51-52 (NTV)

Aún el hijo de Dios se sujetó a un proceso biológico, social, cultural. Y aún así nosotros queremos saltarnos los pasos.
Desde su nacimiento hasta su desarrollo vivió en obediencia a ellos.

Muchos procesos son duros, son difíciles, nos duelen, nos cuestan, pensamos que no saldremos vivos de allí.
  • El divorcio.
  • La pérdida.
  • El fracaso.
Podríamos pensar que incluso Jesús falló en su proceso: Discipuló a 12, de ellos, en el momento de la dificultad 10 le abandonaron, 1 le traicionó y el otro no solo le traicionó sino que también le vendió! Hablaríamos de un fracaso rotundo de Jesús al discipular a otros, pero con el tiempo nos dimos cuenta de su legado, de lo valioso del proceso que vivió y compartió con ellos. Él sabía que aún estaban siendo formados.
Si estás en un proceso duro, no esperes que el tiempo pase volando porque te perderás todas las lecciones. Tampoco es necesario sonreír siempre, de vez en cuando es necesario llorar también.
Allí es cuando conocemos realmente a Dios, su poder, su majestad, su soberanía. Sin duda tenemos un Dios amigo, pero no debemos olvidarnos que es DIOS. Quien te acompaña es el creador del universo.

Dios no solo te espera en la meta,
está contigo en el camino.

 

Comentarios

comentarios

By |2018-08-17T14:56:18+00:0017 agosto, 2018|Vida Cristiana|

About the Author:

Soy un joven al servicio de los jóvenes. Disfruto aprender y compartir con otros las lecciones que Dios me ha permitido vivir. Soy músico aficionado, fotógrafo improvisado y bloguero por gracia de Dios.